Destacados, Entrenamiento, Nutrición

Nunca es tarde para hacerse un control médico

Muchos subestiman al cuerpo a la hora de practicar actividad física. Encaran la actividad y no saben si están adaptados para la exigencia. Su salud corre un alto riesgo. Pero, ¿Qué tenemos que saber?

La evaluación previa a toda actividad física sirve para darle al deportista un diagnostico de situación y tiene distintos objetivos:

  1. Detectar lesiones o afecciones que restrinjan en forma absoluta o relativa las prácticas deportivas así como también ciertos tipos de actividades físicas.
  2. El diagnostico precoz nos orientara a utilizar los recursos implícitos en la medicina deportiva para evitar graves consecuencias.
  3. Tomar  una referencia de partida, y evaluando los cambios en el corto, mediano y largo plazo una vez iniciada la planificación adecuada correspondiente. Llevado a cabo a través de un trabajo multidisciplinario consensuada por el equipo de profesionales.

Toda evaluación debe iniciarse con una historia clínica aplicada a la práctica deportiva en donde se deberá tener en cuenta distintos aspectos:

1. Edad
2. Sexo
3. Deporte que realiza
4. Tipo de deportista: recreativo, competitivo o de alto rendimiento
5. Objetivos: a corto, mediano y largo plazo
6. Historia deportiva

Evaluación clínica general que incluye:

a) Aparato cardiovascular
b) Aparato respiratorio
c) Aparato osteoarticular
d) Evaluación neurológica
e) Ginecológica / Androgenica
f) Gastrointestinal
g) Nefrourologicos
h) Ojos
i) Piel
j) Metabolismo

En cada uno se deberá considerar diferentes aspectos dejando explicito la presencia o no de alteraciones y antecedentes en cada uno de los sistemas así como también las observaciones pertinentes.

Una vez realizada la historia clínica se solicitara los estudios adecuados correspondientes según lo requiera cada paciente en particular, incluyendo estudios complementarios como:

1. Laboratorio
2. ECG electrocardiograma
3. Ergometria
4. Cámara gama
5. Diagnostico por imágenes
6. Otros, según especialista indique.

Una vez realizados y evaluados los estudios complementarios junto a la historia clínica del paciente se llegara al diagnostico de situación del atleta de la cual surgirá las prescripciones, cuidados y prohibiciones en el tipo de deporte, volumen, intensidad y otros aspectos que deberán ser consensuados junto con el equipo de profesionales que tienen participación en el manejo del deportista.

Además de la evaluación clínico- deportiva, debe sumarse la evaluación nutricional del deportista que deberá incluir una historia alimentaría, registro de alimentación, artropometría y pautas personalizadas sobre nutrición deportiva en los entrenamientos, pre- intra y post competencia , que debe estar a cargo de un licenciado en nutrición con especialización en el área.

¡Buenos entrenamientos!

José Ghergo
Deportólogo / Triatleta
sportommy@hotmail.com

Periodista deportivo especializado en natación, ciclismo, atletismo y triatlón. Fotógrafo y Productor de TV. @mlagattina
X

Send this to a friend