Atletismo, Ciclismo, Destacados, Especiales, Natación, Noticias, Secciones, Triatlón

Falta de apoyo, dirigentes incompetentes, algunos problemas del deporte Argentino

Los atletas argentinos, representantes en los 42k de Rio 2016, María Peralta, Viviana Chavez, Rosa Godoy y Luis Molina, fueron notificados que sus becas de 6000 pesos, fueron suspendidas por el Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo.

Luego de finalizado el ciclo olímpico, el ENARD, realiza una evaluación sobre cada caso y aquellos atletas que no se ajustaban a la Ley 26573, se les retiró el apoyo.

En marco de la Ley, está claro que es condición alcanzar y mantener las marcas y rendimientos acordes a una planificación, tanto del cuerpo técnico nacional como de profesionales. Si no se mantiene dentro de esos parámetros, la beca puede ser finalizada, incluso, sin previo aviso. Así de crudo es el sistema. 

El sistema de apoyo

Una vez informados los atletas, tanto Peralta como Molina, salieron a criticar la decisión.

¨Quizás quitándole la beca a un par de maratonistas más, puedan seguir pagándole al Jefe Nacional de Entrenadores que tiene 80 años (NdR: Rodolfo Barizza) y al Director Técnico Nacional (NdR: Andrés Charadía) los más de $50.000 por mes que ganan cada uno por pasar nuestros informes al ENARD¨ disparó Peralta, quien anunció que la próxima Maratón de Nueva York, será su retiro del alto rendimiento a los 38 años.

Mientras que Molina, de 28 años, quien pretende mantenerse en el alto nivel por dos ciclos olímpicos más, sostuvo que ¨A seguir como llegué, sin apoyo del Estado Nacional¨, y buscará en la Maratón de Valencia el 20 de noviembre, la clasificación al mundial del año próximo de Londres.

A diferencia de lo ocurrido en atletismo, en otros deportes, los atletas son esclavos de los dirigentes. Y por temor a perder el apoyo para viajes o becas, no denuncian irregularidades, y cierran la boca.

El sistema de becas es claro. Y ante la falta de resultados, nacionales, sudamericanos, panamericanos y olímpicos, cada atleta corre el riesgo de perder el apoyo. Y analizar cada caso en particular. 

Es criticable que el sistema de becas no contempla la clasificación olímpica. Por ejemplo en el caso del triatlón, haber logrado el cupo por ranking mundial de dos atletas, es mucho más valorable, que el resultado en sí de Gonzalo Tellechea y Luciano Taccone en Rio 2016.

Por tal motivo, ahí entran a jugar el rol de los dirigentes, en defender a los atletas antes de que se determine el retiro del apoyo.

Pero por lo general, los dirigentes llegan tarde… o nunca. Y activan cuando la bomba ya explotó. Pasó en la Federación de Triatlón luego del retiro de apoyo a Flavio Morandini luego del ciclo Panamericano, que terminó tras Toronto 2015, y ocurre nuevamente.

Ahora, la Confederación de Atletismo Argentino, solicitó la reconsideración de la medida, de acuerdo con la información proporcionada por la Comisión Técnica a las autoridades del ENARD. Y se espera una resolución.

A diferencia de lo ocurrido en atletismo, en otros deportes, los atletas son esclavos de los dirigentes. Y por temor perder el apoyo para viajes o becas, y denunciar irregularidades, cierran la boca.

Sin sponsors privados   

Según datos del INDEC, los 6 mil pesos de beca apenas sirven para estar por sobre la línea de pobreza, la falta de apoyo privado es constante, ciclo tras ciclo olímpico. Y hoy el deporte argentino está sujeto casi en su totalidad al apoyo estatal. Y por eso se llora el retiro de una beca. 

Son contados los casos de empresas que buscan en el deporte la vidriera para sus marcas.

Y es muy grande la lista de los motivos por los cuales ocurre esto. Falta de exposición mediática, especialmente en medios masivos, falta de profesionalismo de los deportistas y dirigentes, beneficios tributarios a las empresas por el apoyo a deportistas, por citar algunos.

El principal ingreso de cada deporte, proviene de las afiliaciones y pueden servir, en algunos casos, para el apoyo a deportistas.

Un caso positivo que permite recaudar fondos genuinos es el existente en Santa Fe, donde la movida del running, sirve para apoyar al atletismo. De cada prueba de calle, se destina un porcentaje para la Federación provincial. La idea es buena, pero poco se sabe qué se hace con esos fondos.

img_1096
Uno de los ¨recibos´ entregados por la Federación de Triatlón.

Cuentas poco claras

Este caso positivo, contrasta con la realidad. Aunque los números no son muy grandes, se hace poco o nada, para generar mayor cantidad de afiliaciones. Y para colmo, cuesta encontrar balances claros y vigentes, que demuestren qué se hace con esos fondos. Por ejemplo el último de la Federación de Triatlón que esta online es de 2014. 

Y en varias carreras, como en el olímpico de Mar del Plata el año pasado, al afiliar a atletas, se entregó recibos apócrifos, sin ningún valor fiscal, dejando margen así al ingreso de dinero sin registrar (en negro).    

Ante estas maniobras oscuras, quienes manejan el deporte a nivel nacional, le echan la responsabilidad a las Asociaciones, quienes realmente son las encargadas de auditar a sus representantes.

Pero claro está, que la falta de profesionalismo, deriva al desinterés o la promesa de una carrera, curso o beca para un atleta, deriva en poner la vista en otro lado.

El perjudicado, termina siendo el atleta.

Periodista deportivo especializado en natación, ciclismo, atletismo y triatlón. Fotógrafo y Productor de TV. @mlagattina
X

Send this to a friend