Coberturas, Especiales, Secciones

[MUZZA5K] La desopilante experiencia de vivir la carrera desde adentro

Un listado de consejos prácticos -en clave runner- para sacarle el máximo provecho y no sucumbir en el intento de descubrir la mejor pizzería de la calle Corrientes.

Desde que debuté en maratón allá por 2010 llevo seis temporadas seguidas corriendo un promedio de dos 42K al año.

Este 2017 comencé falto de motivación para encarar la distancia madre del atletismo mundial y fui pateando el objetivo de los 42 kilómetros hasta este punto, en el que me encuentro entre la espada y la pared (falto de entrenamiento) para conquistar la meta antes del 31 de diciembre.

¿Volver a la pista? ¿Mejorar los 10K? ¿Hacer PB en media maratón? Ninguna de esas opciones me sedujo tanto como la posibilidad de participar en el 5K Muzza, un evento esquivo en mi calendario durante años por estar preparando otras pruebas.

La Muzza 5k es la maratón de comedores de pizza, no busca al runner más rápido en completar una distancia estipulada comiendo una porción en diferentes establecimientos gastronómicos, sino que cada participante se vuelve jurado por un día para elegir la mejor pizza de muzzarella de la Avenida Corrientes.

En la sexta edición terminaron siendo siete las pizzerías que se disputaron el título.

Ahora bien, no pude evitar ponerle un poco de ritmo y poder degustar una de mis comidas preferidas al trote.

Aquí un listado de consejos para sacarle el máximo provecho  y no sucumbir en el intento:

Si escuchaste de Muzza5K en la radio, lo viste en la tele o lo leíste en internet, no vayas a creer que caes ese día y te prendés a la movida.

Este año los 1500 cupos se agotaron en apenas cinco minutos. (Muchos organizadores de carreras quisieran completar las vacantes tan rápido).

Acá también se ven cuerpos trabajados. En vez de gemelos esculpidos y six pack remarcados bajos las remeras, cientos de sedentarios lucen sus panzas con un orgullo.

Al igual que para una carrera importante, uno debe entrenar (el estómago) y a falta de unos días realizar el famoso “tapper” a la espera de castigar el cuerpo con 7 u 8 porciones en un rato. Lo recomendable es no guardarse espacio para el día D, pero la experiencia indicó que muchos siguieron de gira de la noche anterior.

Otra gran novedad fue la largada en “Olas”. Los waves, tan conocidos en el Maratón de Boston y New York como en las pruebas Ironman, permiten a los participantes disfrutar del circuito evitando los congestionamientos.

Como si fuera Comrades, pero en un solo año, hubo largada simultanea desde Chacarita hacia el bajo, como del Obelisco hacia el norte. Los de negro hicieron la “downhill” mientras que los de remeras blancas sufrieron la versión “uphill”.

Nunca está de más revisar el pronóstico. El domingo 24 de septiembre estuvo soleado y cálido, lo que hizo que más de uno terminara con la cara roja del sol. La gorra fue un must to (y los lentes para evitar demostrar debilidad a mitad de recorrido).

Punto a favor: Servilletas que limpian y no resbalan

Lo mismo con la indumentaria. Por más que vas a comer pizza hasta casi explotar, también vas a recorrer más de 6K a pata. Zapatillas (Nike Pegasus 34 en mi caso) y ropa cómoda es fundamental para evitar problemas asociados al cambio de talle a lo largo del recorrido (jean, camisa apretada y cinturón son los peores aliados). Además, es menester tener buenas servilletas a mano!!!

No hace falta medir el ritmo de carrera, pero puede ser divertido llevar un reloj con  GPS y frecuencia cardíaca para hacer la “autopsia” del recorrido final (no lo hice pero me hubiera gustado medir las pulsaciones después de la quinta porción durante la caminata).

Hidratación: Nunca está de más ser previsor y llevar algo. Yo opté por cargar con mi caramañola de Gatorade de un litro con agua. En la primera pizzería ofrecían Cinzano y gaseosa. Recién eran las 12 del mediodía y había mucho camino por recorrer. Debo confesar que paré en un súper chino a comprar una cerveza a mitad de camino, pero lo importante es recordar que no es una prueba de bebida, sino de pizza.

No subestimar la distancia: 5K para un fondista parece no ser nada del otro mundo. El asunto es que terminan siendo más de 60 cuadras a lo largo de Avenida Corrientes con múltiples paradas y esperas en las pizzerías. Uno cree que lo va a liquidar en un rato pero entre tanto queso y masa la marcha se vuelve cansina. A medida que llegas a las últimas los tiempos muertos a la sombra o con aire acondicionado (pasar al baño a refrescarse se volvía imprescindible para continuar hidalgo hasta la siguiente).

Concentrarte en lo tuyo, compartir con el resto pero sin juzgar su método. Por supuesto no hay antidoping (ideal para algunos atletas que le escapan al tarrito) y más de uno paró a fumarse un finito para juntar hambre.

Llena, una señora con su familia, sacó un tupper para guardar los “cadáveres” y zafar la cena).  Algunos usan el subte, otros andan en bicicletas. Hasta se llegó a ver a un grupo circulando en una Partner. Acá no hay descalificaciones.

Registro antes de la votación.

Llevar un registro de cada local. En el kit venía una libreta para tomar notas y no perder detalle de cada una de las pizzas. También es cierto que a medida que pasan las porciones uno busca terminar y se le puede escapar algún detalle. Personalmente pude superar ese escollo y degustar que la última porción era la mejor (para los que largaron desde Chacarita esa última fue la primera y seguro la disfrutaron mucho más; razón por la cual El Imperio se llevó el título).

Acá no hay medalla finisher, sino un pituco vaso de cerveza (y lo mejor es que viene lleno de cerveza).

Finalmente, tras más de cuatro horas, terminé el recorrido (ciego de tanto comer). Pude coordinar lo necesario para votar. Creí haber tocado fondo. El regreso a casa fue un suplicio. Estaba LLENO, cansado, hinchado, con las piernas cansadas de caminar y parar.

Mi último maratón lo hice hace 11 meses en 3:30. Mi peor tiempo en la distancia. Si hoy quisiera salir a correr 42K (sin fondo) creo que estaría cerca de las cuatro horas –mismo tiempo que demoré en realizar este 5K, que espero repetir en algún momento. Lo importante es que ya me doy por hecho este año!

Así que ya saben, si dudan de correr maratón (porque la pizza y la birra los puede), Muzza5K puede ser la carrera para ustedes.

Productor, guionista, periodista. Preparador Físico especializado en entrenamiento a distancia. @jpcalvi
X

Send this to a friend