Deportología, Destacados, Entrenamiento, Secciones

[MARATÓN DE BUENOS AIRES] Consejos para el domingo afrontar los 42K en la “Ciudad de la Furia”

El Maratón de Buenos Aires está a la vuelta de la esquina. Todos los años son miles los runners que debutan en el 42K más convocante de Sudamérica.

Ya seas un maratonista experimentado o un corredor que hará sus primeras armas en la distancia, nunca está de más recordar estos consejos que –por más escuchados los tengas- a veces por los nervios o el apuro de la previa pueden marcar una sutil diferencia en tu performance.

– Desayuna lo que estás acostumbrado: 

No cometas el error de creer que algo más nutritivo puede hacer la diferencia. Es mejor seguir con tu desayuno aburrido de siempre. Por más que madrugues, la digestión es importante antes de encarar un esfuerzo como los 42K. .

– No te paspes: 

Es importante que te vistas con la indumentaria que solés usar. Antes de largar, ponete vaselina semi sólida en la entrepierna, las axilas, las tetillas, el cuello. Puede ser que en el momento te sientas raro, pero esto ayuda a evitar el roce y una posible paspadura. Presta mucha atención cuando te ponés las medias y las zapatillas. Fijate que no quede ninguna arruga.

– No te pases con el agua antes de la largada: 

La hidratación de los días previos es fundamental para tu carrera. Eso sí, a nadie le gusta parar durante el maratón para ir al baño, por lo que media hora antes de la largada dejá tu botella de lado. Durante el recorrido es mejor tomar en todos los puestos poco, a llegar con sed y beber desesperado. .

-Salí con calma: 

Solo un trote es necesario para entrar en calor. A eso sumale unos leves estiramientos. Ubicate con tiempo en el lugar correspondiente a tu ritmo de carrera.

No salgás a lo loco desde el comienzo. Es muy poco lo que puedas ganar en la primer hora de carrera. Mantené un ritmo parejo y acelerá progresivamente en la segunda mitad si deseas ir más rápido. .

– No cuentes los kilómetros: 

Si pensás llevar la cuenta de todos los kilómetros preparate para tener una batalla psicológica con vos mismo. Es mejor dividir la maratón en pequeñas carreras (de 5km x ejemplo).

Psicológicamente es mejor abstraerte un poco, la carrera es larga y así evitás los brotes de ansiedad.

– Date aliento: 

Pensá en positivo. Si tu plan de entrenamiento no fue el mejor, no es el momento para recriminarte. El hecho de estar ahí es un mérito. No todos los corredores cuentan con hinchada propia. Alentate y si hace falta en voz alta a lo largo de la carrera –a esa altura nadie va a pensar que estás loco-. Recordá que estás haciendo algo maravilloso. “El cansancio es temporal, el orgullo es eterno”. .

-Conservá energías:

Si te sentís durante la carrera al 110 por ciento, lo más probable es que la adrenalina o las endorfinas te estén jugando a favor. No corras el riesgo de quemar toda esa energía corriendo demasiado rápido cuando esto suceda. Tratá de mantener un ritmo constante, y mantenete fiel al plan de carrera. Recién cuando veas el arco de llegada dejá todo.

-Disfrutá el momento:

Hace meses que venís pensando en esto. La atmosfera del evento es espectacular: La camaradería enorme. Hay miles de espectadores brindando aliento a los corredores. Relajate y disfrutá. .

-Atravesá el Muro: 

Si en el kilómetro 32 te pegás contra el muro, sabé que va a doler y que los que te falte va a ser lento. No hay vuelta atrás. Asumilo, pensá en tus afectos que te esperan en la línea de llegada y poné un pie delante del otro, asi llegarás a la meta. Comé y tomá todo lo que tengas a tu alcance. Ni se te ocurra detenerte, posiblemente no puedas volver a arrancar.

Post Carrera: 

Permitite llorar. Eso sí, espera a encontrar a tus conocidos. Consumí alguna proteína 15 minutos después de llegar. Después comé todos los carbohidratos que quieras.

Elongá. Si querés bajar las escaleras al próximo día, es mejor invertir unos minutos en un suave estiramiento.

Date un baño frío. Aunque todavía la ciencia no se puso de acuerdo, acelera la recuperación. Masaje. Si no podés ir de un profesional, un suave masaje con algún aceite o loción es beneficioso. Evita los movimientos bruscos. Piernas para arriba. Acostate en el piso contra una pared y mantené las piernas alzadas por unos minutos, así ayudás a la circulación.

Admira tu medalla. No es vanidad, hiciste el esfuerzo y vale la satisfacción.

Productor, guionista, periodista. Preparador Físico especializado en entrenamiento a distancia. @jpcalvi
X

Send this to a friend