Coberturas

El fenómeno argentino

fenomenoDesde el 2001 la cantidad de argentino presentes en el ironman de Florianópolis no para de aumentar. No hay crisis mundial que pueda parar este fenómeno. El desafío personal y el reto que implica esta distancia son el principal motor para que cada edición nuestro país se uno de los que más atletas convoque en la línea de partida.

Cuando vinimos aquí en mayo de 2001 apenas eran unos 80 argentinos que se atrevían al reto de la distancia. Como abanderados estaban Martín Sturla y Oscar Galíndez, que no se perdieron ninguna de las 8 ediciones que se disputaron en la isla. A ellos se sumaban Juan Mutti, Bárbara Buenahora y Matías Marquez, referentes en la distancia.

Los golpes de la crisis de diciembre de 2001 la lista oficial del año siguiente se fijo en 81 participantes. Entre ellos podemos destacar a Ronan Pavoni, en elite, Ovidio López en la categoría de 55 a 59 años o a un joven Pablo Ureta que participaba en la franja de 18 a 24 años. Para ahorrar gastos, Marío Padin organizó un micro que salió de Mar del Plata rumbo a la isla. Rebusques para poder llegar de cualquier manera.

El 2003 fue una edición inolvidable. En una carrera memorable Bárbara Buenahora superó a menos de dos kilómetros de la meta a la local Fernanda Keller y la dejó sin su primer triunfo en la isla. Al mismo tiempo Oscar Galíndez cosechó su primera victoria en la distancia. En total fueron 109 los argentinos presentes entre los cuales se destacó Patricia Jelenek, que obtuvo la plaza para participar en el mundial de Hawaii.

La barrera de los 1000
La prueba no detiene su crecimiento y para el 2004 se alcanza la soñada barrera de los 1000 inscriptos. Argentina no esta al margen del crecimiento y en esta edición suma a 125 participantes oficiales en la línea de largada. La marplatense Silvana Calcagno debuta en la distancia y logra meterse entre las diez primeras de la general. El epicentro del evento se muda al Club 12 de Agosto donde el alemán Olaf Sabatchus consigue su primera victoria en la rama masculina.

La lista de argentinos no para de crecer y en 2005 son 152 los representantes de nuestro país en la playa de Jurere. Entre los amateurs se destacan el marplatense Daniel Banga, el mendocino Luciano Cicchiti y la bonaerense Silvia Villanueva. El alemán Olaf Sabatchus es el primer atleta en repetir un triunfo en año consecutivo.

Para 2006 la lista trepa a 166 representantes y marca el regreso al primer puesto de Oscar Galíndez. En una carrera memorable supera a Olaf para llevarse por segunda vez la victoria. Para destacar el debut en la distancia del corredor de aventura Fernando Aparo.

Con la prueba consolidada como la mejor de sudamerica el ironman de Brasil llega a la suma total de 1275 participantes habilitados para largar en 2007. Record también de argentinos, que llega a 200. En la general Galíndez reedita su victoria del año anterior y llega a los tres títulos.

El año pasado se alcanza el total de 237 argentinos en la línea de partida. Un número que parecía imposible de superar, hasta este año. En una prueba magnifica Martín Sturla vuelve al primer puesto luego de siete años y se lleva la prueba con el record en la etapa de ciclismo establecido en 4:28.

Ahora, para 2009 se estima que serán unos 350 los argentinos que estarán participando de esta novena edición. Solos motivados por el desafío y el reto.

El perfil de los corredores
Quienes se animan a este tipo de pruebas son hombres y mujeres de entre 25 a 45 años. En su mayoría tienen entre 3 y 5 años de experiencia en el deporte. También trabajan y compiten en más de tres competencias por temporada, en cada una pagan inscripciones superiores a los 300 pesos. Las bicicletas no bajan de los 1200 dólares y en su mayoría no tienen más de dos años de antigüedad. A esto hay que sumarle los gastos mensuales de entrenador, club y nutrición (geles, barras, gatorade, etc) que forman parte del presupuesto mensual de un atleta.

Quienes participan este año del ironman de Florianópolis pagaron una inscripción de 500 dólares, entrenaron unos 6 meses y estarán en la isla por lo menos 4 días. El pasaje en avión ronda los 350 dólares y un alojamiento económico esta cerca de los 25 dólares por día. Se puede comer por unos 15 dólares. A esto hay que sumar también algún souvenir que se quiera llevar de recuerdo. El combo más económicos de las fotos oficiales esta 125 dólares. Simplemente hagan cuentas…

Director Digital de TRIAMAX. Webmaster, emprendedor, techie, fotógrafo deportivo en SoyFinisher, ex triatleta y a veces runner. Twitter @juannito / Linkedin

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X

Send this to a friend