Destacados, Super Atletas

Desde lo más alto

Simón MaisterLa historia de un jugador de hockey que cambió sus hábitos para dedicarse a la ultramaraton. Fue uno de los participantes de la maratón del Everest, la prueba de esta distancia más alta del mundo.

Unalesión paró a Simón Maister de sus tradicionales partidos de hockey, deporte que heredó de su padre Selwyn. Él fue una figura reconocida en el equipo de Nueva Zelanda que ganó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Montreal 76. Para rehabilitarse Simón tuvo que empezar a trotar y el amor por el running superó al del hockey.

Las largas salidas de entrenamiento derivaron rápidamente en que Simón se anotará en una maratón. En su debut en la distancia no desentonó: 3 horas 19 minutos. Para agrandar su curriculm deportivo fue de la partida en una prueba de costa a costa que duró dos días y en la Kepler Challenge, 60 kilómetros por la montaña. Allí escuchó por primera vez sobre la maratón del Everest, la prueba que figura en el libro Guinness de los records como la más alta del mundo en esta distancia. Y también la más dura.

El punto de partida es el monte Gorak Shep a 5184 metros del nivel del mar y a dos horas del campamento base del Everest. La ruta desciende hasta Namche, a 3446m para terminar en un circuito en la villa Thamo, a 3500m.

Para alcanzar la línea de partida de la mejor manera Simón corrió seis veces por semana, intercalando su trabajo de ventas en una multinacional de su país. Pero además de la distancia, hay que estar preparado para enfrentar los -20º grados que hacen a las 6:30 de la mañana, el momento de la partida. Es por eso que muchos ni siquiera llegan hasta allí. El medico de la competencia, David Beckler, asegura que “el secreto es llegar a la línea de partida. No tenemos muchos abandonos, pero si muchos que no se animan a largar”.

Desde adentro
Además de él, unos 90 corredores provenientes de distintas partes del mundo, tuvo la última edición de esta competencia que tuvo su primera debut en 1987 y se repite cada dos años. Cada uno paga unos 4 mil dólares por un tour que incluye 16 días de ascenso y aclimatación hasta el punto de partida. Los tres primeros tienen un premio en efectivo que va desde los 1500 a 500 dólares.

“Me encontré corriendo rodeado de las montañas más grandes del mundo. Conviví con ellas durante tres semanas, el tiempo que duró la aclimatación al frío y la altitud”, recuerda Simon en su blog.

La carrera tiene un fin caritativo. El total de lo recaudado en inscripciones se reparte entre las familias nepalesas y la fundación Everest. “Inicié este desafío para encontrar una satisfacción personal y para ayudar a las personas menos afortunadas que conocí a lo largo del recorrido”, agrega Simon.

“Si, he vuelto. Todavía estoy shoqueado por haber vivido en una tierra soñada. Cada momento de esta competencia fue una experiencia increíble. Compartí el viaje con un grupo de sherpas escalando el Kala Platta (5500m) con temperaturas que alcanzaron los –30º grados. Hicimos el haka en la línea de partida y arrancamos una prueba única”. Así Simon Maister describió en su blog las primeras sensaciones tras finalizar la maratón en el 13º lugar tras 5 horas 29 minutos 11 segundos. A los 28 años, ya sueña con volver y seguir desafiando las largas distancias a través de las montañas.

Director Digital de TRIAMAX. Webmaster, emprendedor, techie, fotógrafo deportivo en SoyFinisher, ex triatleta y a veces runner. Twitter @juannito / Linkedin

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X

Send this to a friend