Destacados, Entrenamiento, Nutrición

Protegete de los radicales libres

La actividad física regular tiene efectos beneficiosos pero también la actividad muscular produce un aumento en la elaboración de los radicales libres, según la intensidad y el volumen del ejercicio.

Los radicales libres son compuestos químicos que ejercen efectos nocivos a distintos niveles biológicos como ser: las membranas celulares, estructuras que se encuentran dentro de la célula, material genético, y otros elementos vitales del organismo.

Las fuentes productoras de los radicales libres pueden ser exógenas o endógenas. Dentro de las primeras encontramos la polución del aire, humo de tabaco, consumo de alimentos con pesticidas, consumo de agua clorada, medicamentos, stress, etc.

Dentro de las endógenas, y aquí el punto importante en relación al deportista, la actividad física genera radicales libres.

Como se mencionó estos radicales libres, tienen efectos perjudiciales a nivel celular actuando sobre los componentes proteicos, lipídicos y el ADN de las células.

El organismo tiene defensas contra estos radicales libres los que se generan cuando es agredido por estas moléculas. Los componentes elaborados por el organismo en respuesta a dichos radicales libres son los llamados antioxidantes.

De esta manera tenemos que tener en cuenta que en la dieta del deportista se incorporen antioxidantes para contrarrestar el stress oxidativo producido por el trabajo muscular.

Nombraremos los más importantes:

  • Vitamina E
  • Vitamina C
  • Ácido alfalipoico
  • Carotenoides
  • Flavonoides

El desequilibrio entre la producción de radicales libres y la capacidad antioxidante del organismo representa lo que llamamos el stress oxidativo de la célula.

También debemos conocer que existen minerales asociados con las defensas antioxidantes como ser: el cobre, el zinc, el hierro, selenio y el manganeso.

Estos compuestos actúan como co-factores de enzimas antioxidantes.

Hay estudios que se refieren a la disminución del rendimiento deportivo relacionado con un déficit de nutrientes antioxidantes produciendo fatiga más temprana, dolores musculares y otras alteraciones.

A continuación mencionaremos las fuentes principales en donde se hayan presentes dichas sustancias antioxidativas.

  • Vitamina A
    Recordemos que es una vitamina liposoluble cuya deficiencia en general es rara debiendo incrementarse en algunos casos cuando se consumen ciertos fármacos y en la ingesta de alcohol.

    Las fuentes principales se hallan en las verduras, lácteos, carnes, zanahoria, etc.

    Su rol es muy importante en la reparación de tejidos.

  • Vitamina C
    También nominado Acido Ascórbico sus fuentes principales se hallan en los frutos cítricos y verduras.
    Su deficiencia trae aparejada disminución del apetito, debilidad y sangrado.

    Además de actuar como antioxidante juega un rol importante en la reparación de los tejidos. Sus necesidades se ven incrementadas en el embarazo y la lactancia.

  • Vitamina E
    Hay diferentes tipos de vitamina E de los cuales el Alfa tocoferol es el más conocido por poseer la mayor acción antioxidante.

    Además de actuar como potente antioxidante también interviene en la reparación de los tejidos. Su deficiencia trae aparejado deterioro nervioso y muscular.

    Algunas situaciones requieren un incremento en las necesidades de esta vitamina, tal es el caso de los atletas, algunos fármacos, enfermedad, embarazo y lactancia.

    Las fuentes principales de esta vitamina la encontramos en aceites, germen de trigo, verduras, frutos secos, entre otros.

Debemos tener presente que es sumamente importante que la prescripción de una alimentación y eventualmente suplementación en el deportista debe ser cuidadosamente evaluada por profesionales médicos y licenciados en nutrición, dado que la concentración de estas sustancias debe ser suficiente y adecuada pero no excedida, lo que llevaría a un cuadro de hipervitaminosis con consecuencias a veces graves, no solo en el rendimiento, sino también en la salud del atleta.

José Ghergo
Deportólogo / Triatleta
www.centrokaizen.com.ar

Director Digital de TRIAMAX. Webmaster, emprendedor, techie, fotógrafo deportivo en SoyFinisher, ex triatleta y a veces runner. Twitter @juannito / Linkedin

3 Comentarios

  1. Es importante aclarar que en el caso de las vitaminas, el riesgo de hipervitaminosis es muy serio en las vitaminas LIPOSOLUBLES (vitaminas A y E). Estas se depositan en grasas, enmascarando el cuadro de exceso.

    En el caso de la vitamina C, por ser hidrosoluble, este riesgo no existe, porque su exceso se libera por orina.

    En el caso de los minerales antioxidantes, un exceso de los mismos puede generar exactamente el efecto contrario, favoreciendo la oxidación en el organismo. La intoxicación por exceso de Selenio es particularmente peligrosa, y es la sospechosa de la muerte de los caballos de carrera que ocurrieron a principio de año.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X

Send this to a friend