Bellezas, Destacados, Fotos

Muy buena altura


Cuando apenas tenía 5 años Amy Acuff ya estaba en una pista de atletismo. Era 1980 y estaba por disputar una carrera de 50 metros, otra de 100 y una de 200. Era una competencia realizada por la Universidad de Texas, Estados Unidos, para introducir a los chicos en el atletismo.

El objetivo del evento tuvo su efecto y Amy se volcó a las competencias. Buscando su camino intentó distintas pruebas. En la que primero se destacó fue en salto en largo. Obtuvo un record nacional, con tan solo 10 años, con una marca de 4,26 metros. Su carrera comenzó a cobrar notoriedad.

Mientras cursaba sus estudios secundarios, dio el paso al salto en alto. Disciplina en la que logró trascender. A los 13 años, logró la marca de 1,52 metros y pudo competir por los juegos nacionales.

Su entrenador, Leta Andrews, dirigía el equipo de básquet de la universidad. Su objetivo era aprovechar la altura de Amy para que formara parte del equipo. Logró que interviniera en un par de partidos, pero el corazón de la rubia estaba en la pista.

A pesar de no tener un entrenador especializado en salto en alto, la flexibilidad de Amy y la altura, fueron fundamentales para que continuara progresando. En 1990 saltó 1,82m, en 1991, 1,83m, como junior, en 1992, estableció el record nacional con 1,84m

Salto a la fama
En 1993, fue el quiebre. Con apenas 17 años llegó al record nacional con 1,85m. y el premio a la mejor atleta de la temporada. A partir de 1994 su carrera se volvió profesional y se puso a cargo de los entrenadores Bob Kersee y Jeanette Bolden, referentes en salto.

Las marcas siguieron progresando hasta llegar a los Juegos Olímpicos. Debutó en Sydney 2000, luego, en Atenas 2004, alcanzó el cuarto puesto y tras una reñida clasificación, logró estar en Beijing 2008. Su mejor marca personal fue de 2,01m en 2003.

También su belleza le permitió llegar bien alto, fue tapa de numerosas revistas, incluso Pleyboy, para la que poso desnuda antes de los juegos de 2004.

Hoy esta retirada de la competencia. Casada con el garrochista Tye Harvey, tienen una escuela de atletismo en California.

“El salto en alto es un arte. Hago lo mismo una y otra vez, pero ninguna vez es igual. Tengo sentimientos motivadores para descubrir qué es posible y explotarlo. Todo esta a la vuelta de la esquina, listo para ser descubierto” Amy Acuff.

Periodista deportivo especializado en natación, ciclismo, atletismo y triatlón. Fotógrafo y Productor de TV. @mlagattina
X

Send this to a friend