Atletismo, Bellezas, Destacados, Fotos

En el momento justo…


El salto con garrocha se práctica en los Juegos Olímpicos desde la primera edición en 1896. Pero recién en Sydney 2000 las mujeres tuvieron su lugar en el programa olímpico. Allí, la actividad se llevó todas las miradas.

Tatiana Grigorieva, rubia, de ojos azules y casi 1,90m de altura, no pasó inadvertida para la multitud. El estadio olímpico estaba colmado el 23 de septiembre, para ver las eliminatorias de salto con garrocha.

Rusa de nacimiento, pero representando a Australia desde 1997, no tuvo problemas en quedar primera en la serie con 4,30m.

El destino quiso que en esa misma competencia se cruzara con la argentina Alejandra García, que con 4,15m, no pudo alcanzar la final. La capitalina tuvo que esperar cuatro años para ser la primera en llegar a la instancia decisiva. Allí también aparecía una tal Yelena Isimbayeba, que ni siquiera pudo saltar la marca inicial de 4 metros en sus tres intentos. Hoy, la rusa, es la mejor garrochista de la historia.

Toda la atención
Con 25 años, en la primera final olímpica del salto con garrocha, de local, Tatiana tenía toda la atención del mundo.

El condimento extra que tuvo su salto a la fama, fue la encarnizada pelea en la final que tuvo con la norteamericana Stacy Dragila. A pesar de conseguir su mejor marca personal, de 4,55, Tatiana se tuvo que conformar con el segundo puesto. Pero fue el comienzo de una carrera a la fama.

Su imagen se potenció luego de que la nombraran “la más linda de los juegos”. Llegó a formar parte “Bailando con una estrella”, algo así como la versión australiana de “Bailando por un sueño”. Su carrera en el atletismo comenzó a quedar en un segundo plano.

Antes de Atenas 2004, posó desnuda para la revista Interviú. Tanta exposición provocó una crisis con su marido, el garrochista Viktor Christiakov. Ese mismo año se separaron y así se alejó de su participación en Atenas. Su último gran salto fue en el mundial de 2006, con 4,40 terminó cuarta. Un año después se retiró de la actividad.

Nueva vida
Con 35 años, Tatiana, estudia chino y acupuntura. Cambió la garrocha por la raqueta de tenis, los palos de golf y la tabla de surf, deportes que practica como aficionada. Además hace Yoga con su novio Plamen Milanov.

Su popularidad no es la misma que en los años dorados, pero aquí la recordamos como una ¡belllllezaaaaa!

Por Marcelo La Gattina

Periodista deportivo especializado en natación, ciclismo, atletismo y triatlón. Fotógrafo y Productor de TV. @mlagattina

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X

Send this to a friend