Destacados, Entrenamiento, Nutrición

Conoce tu cuerpo


A menudo nos preguntamos si el peso que tenemos es el adecuado. Las tablas que nos indican cuál debería ser nuestro peso según nuestra talla, no son muy acertadas.

Uno de métodos de medición más usado es el que fracciona al cuerpo en 5 componentes: el músculo, el tejido adiposo (comúnmente conocido como grasa), los huesos, los órganos internos y la piel. A través de unos instrumentos, se mide cada uno de los sectores. Esta medición se denomina antropometría.

Esta evaluación se realiza tomando mediciones corporales que consisten en diámetros y longitudes óseas, pliegues cutáneos, para conocer la cantidad y localización de la adiposidad; y perímetros musculares para conocer la masa muscular.

Para que se lleve a cabo con la mayor exactitud y precisión, se debe realizar bajo un protocolo de medición, en este caso, establecido por la Sociedad Internacional de Avances en Cineantropometría (ISAK).

Los resultados se obtienen de forma rápida y nos brindan una enorme información sobre nuestra constitución corporal.

Con este estudio de composición corporal obtendremos información sobre la cantidad de cada una de estas masas y la proporción entre ellas, entre otros datos.

¿Qué beneficios brinda una antropometría?
Si comparamos dos personas que tienen el mismo peso al subir a una balanza, lo más seguro es que la composición corporal de ambas sea muy diferente.

Tal vez una de ellas tiene mayor masa adiposa y la otra mayor cantidad de masa muscular, sin embargo esto no puede determinarlo la balanza.

La antropometría nos brinda la posibilidad de saber cómo está constituido nuestro peso, ya que lo más importante no es el peso, sino cómo está conformado.

La morfología corporal está relacionada principalmente con nuestra genética, pero hay factores externos que pueden modificarla, tales como la alimentación y la actividad física.

La práctica regular de actividad física, favorece la optimización de la masa muscular además de favorecer el descenso del tejido adiposo.

¿Cómo podemos optimizar la composición corporal?
Una vez que conocemos cómo está conformado nuestro cuerpo, se pueden evaluar las modificaciones que van sucediendo a lo largo del tiempo.

Conociendo nuestra composición corporal, se puede modificar la alimentación y la actividad física de tal forma de lograr el objetivo planteado, y ver si lo que nos proponemos es realmente viable.

Entonces, si conocemos la composición de nuestro cuerpo, se puede realizar una planificación absolutamente personalizada de la alimentación y del tipo, duración e intensidad del ejercicio para obtener los mejores resultados.

La evaluación de nuestra composición corporal es una herramienta más para tener conocimiento de nuestra evolución deportiva.

Karen Vanesa Cámera
Lic. en Nutrición UBA
Grupo de Nutrición Deportiva

 

Periodista deportivo especializado en natación, ciclismo, atletismo y triatlón. Fotógrafo y Productor de TV. @mlagattina

1 Comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X

Send this to a friend