Destacados, Entrenamiento, Nutrición

Volvé a correr con tu peso ideal



Estamos dejando atrás el invierno. Durante este período del año es normal haber ganado algunos kilos en nuestro peso. Pero no hay que asustarse. Aquí algunos consejos para volver a tu mejor forma física alcanzar tus mejores marcas.

Si durante el invierno dejaste de lado tu plan de alimentación, es el momento de volver a retomarlo. A la planificación, le tendrás que agregar un plan nutricional a cargo de un especialista. Dejar de comer para perder peso no es el camino que tenés que tomar.

La mejor referencia para saber el funcionamiento de nuestro cuerpo por dentro es el pulso. Hay muchas opciones que nos pueden determinar las calorías consumidas en nuestra sesión, pero a no tomar esos valores como absolutos, solo son referenciales. La mejor forma de saber nuestros valores máximos de esfuerzo son los consumos de oxigeno directo, de los cuales hablaremos en otra oportunidad. También realizar una evaluación corporal  (ver nota Conoce tu cuerpo) será el puntapié inicial de nuestro camino para bajar de peso.

Si ya sos un corredor, el mejor camino para bajar de peso es aumentar las sesiones de entrenamiento. Esto tiene que ser en forma progresiva, y de menor a mayor intensidad. Para los que los atrapó la fiaca, sacarle el polvo a las zapatillas y comenzar con trotes suaves, no superiores a los 30 minutos, la primera semana intercalar trote con caminata.

Estos primeros pasos lograrán elevar el volumen de sangre que tu corazón bombea por minuto. A lo largo de las semanas y con el entrenamiento sistemático, tu capacidad cardiaca se incrementará y tu peso bajará.

Mantener una continuidad
En el caso que en los primeros días se produzca un aumento de peso, no te asustes. Después de estar mucho tiempo sin realizar ejercicio y empezamos a movilizar los músculos, aunque sólo hagamos aeróbico, éstos crecerán, lo que se traduce incluso en un aumento del peso. Es sólo una simple adaptación al ejercicio, aumentar la masa muscular para responder mejor a los entrenamientos posteriores. Una vez que se equilibre esta masa muscular se quemarán más calorías ya que tenemos más tejido metabólicamente activo. Es esencial mantener la continuidad.

Incrementar la intensidad en tus trabajos es el paso final para lograr una óptima condición física. Los trabajos específicos llegarán recién tras la tercera semana de preparación general. Este tipo de entrenamientos permitirán acelerar el metabolismo y tener un mayor gasto calórico. Arma una planificación de trabajos e intensidades con tu entrenador.

Los resultados nunca son inmediatos, comenzarás a notar los cambios en tu cuerpo no antes de las cinco o seis semanas de trabajo. Ponerse objetivos claros y realizables serán la clave para que puedas volver a tu peso ideal.

 

 

Periodista deportivo especializado en natación, ciclismo, atletismo y triatlón. Fotógrafo y Productor de TV. @mlagattina

2 Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X

Send this to a friend