Deportología, Destacados, Entrenamiento, Especiales

Pisada segura

Cuando corremos, nuestros pies soportan dos o tres veces nuestro peso. Uno de los factores que pueden aumentar o disminuir este impacto es el terreno por donde realizamos la actividad.

Mientras más rígido es el piso, mayor es el impacto en nuestros pies. El cuerpo es el que recibe esa fuerza. Los puntos más débiles de nuestra estructura, como tendones,  ligamentos y articulaciones, corren el riesgo de lesiones.

Una de la formas de disminuir los riesgos es alterar el terreno por donde corremos.

Tierra
Es uno de los mejores terrenos para realizar todo tipos de entrenamientos por ofrecer buena amortiguación. Aquellos atletas que han tenido lesiones ligamentosas en tobillo, pisar con cuidado. Son lesiones que demoran mucho tiempo en lograr una recuperación total y cualquier pisada errada puede agravar el síntoma. Prestar atención a piedras y posos. El calzado ideal es aquel con buen agarre, estabilidad, amortiguación y ajuste de tobillo. Ideal si el calzado esta confeccionado con material que evita el ingreso de agua y a la vez es respirable.

Pasto
Es el terreno para comenzar tras una lesión. El paso proporciona mayor resistencia, es una opción para quienes quieran trabajar la fuerza. Una alternativa para realizar entrenamientos intervalados. Pisar con cuidado a las piedras y los posos que pueden estar escondidos en el césped. Sobre el calzado se puede utilizar el mismo que usamos en la calle. La amortiguación no es factor determinante. Material resistente al agua y con buena respiración.

Arena
Este tipo de terreno es muy inestable y peligroso. Entrenamientos cortos son buenos como trabajo de fortalecimiento y estimular la propiosepción (conciencia corporal). Si ya tuvo alguna lesión, no es recomendable este tipo de superficie. Prestar suma atención a la pisada. Por más dura y firme que este la arena, siempre presenta un riesgo. El mejor calzado no requiere máxima amortiguación. Si corre sobre la orilla, es posible que nos mojemos los pies, por lo tanto optar por una zapatilla con buen drenaje de agua.

Asfalto
Si no es propenso a lesiones ni se esta recuperando de una, se puede correr en el asfalto sin problemas. Si esta planificando una competencia de calle, ir adaptando el cuerpo al terreno. Es una buena alternativa para trabajos de velocidad o entrenamientos largos. A estar atento a las señales que da el cuerpo, ante cualquier dolor o molestia, correr por pasto o tierra. Siempre alongar bien tras una sesión de entrenamiento en asfalto. El mejor calzado es aquel con buena amortiguación y flexibilidad. Fabricado con tela respirable, el asfalto irradia mucho calor.

Cinta
Por cuestión de tiempo, muchos se vuelcan a la cinta para realizar su entrenamiento. Es importante la calidad de la maquina. Es una buena alternativa para aquellos que se están recuperando de una lesión o buscan una alternativa del asfalto. El terreno reduce la carga sobre las piernas, aunque no es mejor que correr en tierra o pasto. Es liso y sin obstáculos, permite controlar el ritmo cardíaco y la velocidad. Se puede controlar la postura si corremos frente a un espejo. No es una buena alternativa entrenar solo en una cinta si tenemos como objetivo una prueba de calle. El calzado debe ser con buena estabilidad, no es necesario la zapatilla con la mayor tecnología.

Pista de atletismo
El terreno sintético es una buena opción para quienes están volviendo de una lesión. No son muchas las pistas que tenemos disponibles, pero quienes tengan acceso a una, ¡aprovecharla!. Ideal para trabajos de velocidad y con distancia controlada. En lo posible, utilizarla en ambos sentidos, horario y anti horario. Tener en cuenta el desgaste de la pista, va en contra de la amortiguación de la misma. Utilizar calzado liviano y de mediana amortiguación. Si van a utilizar calzado con clavos, comenzar con distancias cortas, sobrecarga gemelos.

Concreto
Si es la única opción, a tener cuidado con el tiempo en el que estaremos corriendo por esta superficie. Es la más rígida y la que más problemas nos puede causar. Es fundamental el trabajo en el gimnasio para tener fortalecidos ligamentos y articulaciones. En lo posible, realizar solo entrenamientos suaves y de poco volumen. Al finalizar, realizar una buena elongación. El calzado para este terreno tiene que ser con mucha amortiguación y flexibilidad para hacer más confortable el entrenamiento.


Periodista deportivo especializado en natación, ciclismo, atletismo y triatlón. Fotógrafo y Productor de TV. @mlagattina

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X

Send this to a friend