Deportología, Destacados, Entrenamiento

Consejos para pasar de la cinta a la calle

Para muchos el running se resume a algunos minutos de trote sobre la cinta en el gimnasio. Temor, desmotivación, falta de un plan de entrenamiento, distintas son las causas por las que no se animan a romper con la rutina y disfrutar del aire libre.

Una de las principales desventajas de trotar sobre una cinta es que el propio movimiento de la cinta nos llevará a caminar o trotar. De esta manera se realizará un menor esfuerzo, incluso, la acumulación de kilómetros sobre el simulador, nos podría provocar lesiones.

Salir a trotar al aire libre nos obligará a impulsarnos por nuestros propios medios y ejercer otro tipo de presión sobre nuestros músculos del tren inferior.

Paso a paso
La transición de la cinta al aire libre tiene que ser progresiva. La llegada de la primavera es una buena oportunidad para dar el primer paso. Una salida por semana es una alternativa. Si ya están corriendo 30 minutos sin parar en la cinta, intercalar 1 minuto de trote por un minuto de caminata durante 30 minutos. La segunda semana se puede aumentar la salida a la calle y realizar 2 minutos de trote por uno de caminata. Para la tercer semana se podrá dejar el simulador. Lo ideal es hacerlo sobre pasto o tierra, evitar el asfalto.

Falsa información
La mayoría de los simuladores no entregan una correcta información. Distancias y velocidad en millas, mal calibración, pulsos y calorías consumidas erradas. Las primeras salidas nos llevarán a comparar erróneamente nuestra performance con el entrenamiento en la cinta.  Esto puede llevar a que las primeras salidas al aire libre nos devuelvan un gusto a frustración por el desgaste ocasionado y nos puedan llegar a desmotivar.

Pero traslademos el trabajo de la cinta al aire libre. Si en la cinta corres a 5:30 el kilómetro, cuando salís al aire libre hacelo a 6:30 / 7 minutos el kilómetro. Luego de 10 minutos, baja el tiempo un minuto por kilómetro. Lo ideal será poder contar con un reloj que nos mida nuestra frecuencia cardiaca. Hay muchas opciones y alternativas.

La distancia correcta
Si disminuís la velocidad y aumentas la cantidad de intervalos entre caminata y corrida, realizarás la misma distancia que hacías sobre el simulador. Correr un poco menos de lo que lo hacía en la cinta es una alternativa. Aumentar progresivamente la distancia.

La indumentaria
Salir de la cinta también nos obliga a enfrentarnos al clima. Salir con indumentaria cómoda. No es recomendable salir muy abrigados, incluso sentir un poco de frió en el inicio del trote. Nuestro cuerpo entrará en calor rapidamente

Seguridad
No salir con elementos de valor. En el caso de utilizar reproductores de música, que no estén visibles. No esta demás llevar algo de dinero en caso de una emergencia. Variar los circuitos de entrenamiento es una buena alternativa y hacerlo acompañado o donde hay otras personas también. Estar atentos a nuestro alrededor y saber donde nos encontramos nos permitirá cambiar de camino en caso de una emergencia. En el gimnasio que frecuentas, seguramente hay un grupo de entrenamiento u otros runners, rompe la timidez, encontrarás nuevos amigos.

Periodista deportivo especializado en natación, ciclismo, atletismo y triatlón. Fotógrafo y Productor de TV. @mlagattina

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X

Send this to a friend