Atletismo, Destacados, Especiales, Noticias

La escuela desaprovecha miles de talentos atléticos

A diez días del final de los Juegos Olímpicos, algunas imágenes aún permanecen grabadas en la retina: el rayo amarillo jamaiquino, el caballo salvaje argentino con montura roja. “Atletas como Bolt, o Crismanich en taekwondo, inspiraron a muchos chicos argentinos. Nos llaman los padres y nos preguntan, por ejemplo, dónde pueden llevar a sus hijos a practicar atletismo, y la verdad que las posibilidades son pocas”, contó a Clarín Julio Antista, presidente de la Federación Atlética Metropolitana. Una lástima: el calor del fuego olímpico se enfriará y muchos deportes, sobre todo los menos mediáticos, desaprovecharán ese impulso de los días de fama que les dio Londres.

Las trabas para la promoción de los deportes de bajo perfil, según los especialistas, comienzan en la escuela. Afirman que ésta debería ser una base de lanzamiento para futuros atletas. Algunos elegidos como Germán Lauro o Braian Toledo, un día tuvieron la suerte de ser descubiertos en el colegio por sus profesores de gimnasia, pero sus casos no son la regla.

La carencia en este aspecto se da, básicamente, por la escasez de lugares públicos de entrenamiento en el país, la ineficiente motivación para la practica del atletismo en educación física y la decadencia de los torneos intercolegiales. El problema es aún peor: en la Argentina, el 80% de los alumnos de primaria con menos recursos no hace deporte fuera de la escuela. En la secundaria, el déficit es del 70%, según datos del Barómetro de la Deuda Social de la Infancia.

Los profesores de gimnasia y organizaciones de atletas federados aseguran que hay una “articulación débil” entre el nivel escolar y el alto rendimiento. Estudios realizados en México y Cuba, donde la política es otra, coinciden en que el 6 por ciento de los estudiantes tiene potencial atlético para llegar a la elite. En la Argentina esto representaría casi 280 mil alumnos sólo en la primaria. Pero muchos de ellos no lo saben. Hacen apenas 80 minutos semanales de gimnasia, contra los 120 recomendados.

Los docentes de educación física podrían ser una de las patas para detectar esos talentos y explotarlos. ¿Porqué Lauro y Toledo son excepciones? Desde la Federación Metropolitana de Atletismo dicen que “no todos los profesores de gimnasia tienen ojo clínico para detectar atletas”. Aunque desde la Asociación de Docentes de Educación Física (ADEF) se defienden: “Cualquier profesor de gimnasia tiene esa capacidad, pero faltan lugares de contención para que los chicos puedan pasar a otra instancia de formación, y entonces muchos potenciales atletas se pierden”. Aseguran, también, que a veces ven condiciones en los estudiantes pero no tienen dónde mandarlos a practicar. Y que trabajan en lugares pequeños, donde las disciplinas no se pueden desarrollar.

Carlos Martínez, presidente de (ADEF), reconoce: “Se necesita que una base más amplia de chicos se dediquen al atletismo desde la escuela, para que sean más los que lleguen a la elite. De esa manera, Argentina podría tener otro lugar en las competencias internacionales y no la escasa representación que mostró en Londres”. Allí hubo 9 argentinos, contra los 36 de Brasil, 32 de Colombia, 20 de México, 13 de Ecuador y 14 de Venezuela.

Carlos Llera, ex profesor de gimnasia de Germán Lauro y ahora su entrenador, afirma: “Los tiempos cambiaron. Antes, en la primera clase de gimnasia les hacíamos un estudio antropométrico a todos los chicos. Hoy un profe le llega a tocar la espalda a un alumno y tal vez le meten una denuncia por abuso. Había otro respeto por el profesor”. En los ‘80 y los ‘90, “todos los estudiantes eran testeados en velocidad, salto y resistencia. Era otra cosa: uno descubría un talento e iba a hablar con los padres a la casa para que le permitieran ingresar a un programa más exhaustivo de entrenamiento. Hoy muchos chicos recién van a la clase de gimnasia cuando se dan cuenta de que van a quedar libres”. Su diagnóstico de la actualidad es que “el sistema está cortado. Hay chicos en las escuelas que pueden lanzar con más fuerza o correr más rápido que un federado”. Y agrega: “Si no empezamos a enfocar hacia abajo, yo no sé qué va a pasar en los próximos años. Uno ve que los que vienen no están en un nivel competitivo”.

Las autoridades educativas reconocen que la carencia de una infraestructura descentralizada es la clave de la falta de desarrollo del atletismo y otros deportes individuales. Y que por eso se termina privilegiando el fútbol, el vóley o el handball. Cada mes de diciembre, en el Cenard se realiza una competencia intercolegial con esos deportes más populares como protagonistas, mientras que en otros como la gimnasia o el atletismo la participación es optativa porque son pocas las escuelas que los pueden practicar.

“Lo que se ofrece va de acuerdo a la infraestructura, porque las escuelas no tienen las instalaciones necesarias. Y en la Ciudad, por ejemplo, no tenemos pistas de atletismo públicas salvo en Parque Chacabuco o Parque Avellaneda. Es difícil observar a los alumnos en esas disciplinas, ya que no hay casi posibilidades de verlos desempeñarse. En el patio de una escuela no los podés descubrir”, afirma Adriana Fernández del Rey, supervisora de Educación Física del Nivel Medio de la Ciudad.

Osvaldo Arsenio, director técnico de la Secretaría de Deporte de la Nación, reconoce que todavía es mucho lo que se debe hacer desde la educación. “Dentro del deporte es crucial el tema de la educación física en las escuelas. Hay un ejemplo positivo, que es la secundaria con orientación deportiva que tiene el Cenard, pero eso debería multiplicarse por cien para que muchos deportes que no tienen una difusión social amplia pudieran alcanzar una solución. Con la situación actual, la verdad es que hoy cuesta detectar talentos”.

Por Pablo Sigal | Clarin.com

Periodista deportivo especializado en natación, ciclismo, atletismo y triatlón. Fotógrafo y Productor de TV. @mlagattina

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X

Send this to a friend