Atletismo, Coberturas, Destacados, Fotos, Noticias

Río de Janeiro se mueve

Largada Circuito Pro maraton adidas Río de Janeiro. Hubo 4 mil participantes entre la prueba de 14k, 28k y 42k.

El sol aprieta y recién son las 6:30 del 9 de septiembre. El Parque do Flamengo es el centro de concentración para el circuito ProMaraton adidas de running. Aunque se anticipaba una convocatoria de más de 4000 mil corredores, la previa fue tranquila y bajo una calma que asombraba.

Tras la meta, disfrutando del postrace.

Pero a la hora de la largada, los corredores llegaron de todas partes, se colocaron en la manga de salida y tras el estruendo de una bocina, todos a correr. Había distancia de 14k, 28k y la principal, de 42k, con un criterio de Sub 4 horas como antecedente para inscribirse.

Aunque el circuito, una vuelta de 14k no es el más turístico que puede ofrecer Río de Janeiro, se puedo disfrutar de la vista del puente Río Niteroi, localizado en la bahía de Guanabara. Tiene13 kilómetros de extensión y es el más largo de Latinoamérica.

El camino toma elevación por la Av.do Perimetral que nos permite ver la zona del puerto desde arriba. El paso de la marea humana hace temblar el puente, emociona la energía que se genera.

De regreso se pasa frente a la meta en el km 10 y el Pan de Azucar nos recibe como el ícono más grande de la ciudad que nos mostrará el circuito. La llegada esta a un paso y las sensaciones son buenas a pesar de una larga inactividad que se cortó para volver en esta carrera.

La meta ya quedó atrás, imposible esconder una sonrisa. Poco más de las 8 de la mañana y todo el día por delante. La enorme medalla y el número, 21750, quedarán guardados para disparar para una anécdota familiar futura.

A disfrutar del sol, la llegada de los otros competidores y a recorrer esta “cidade maravillosa”

Una de las postales del circuito, el morro Pan de Azucar.

Ciudad deportiva
Con los recuerdos calientes de Londres 2012 la mirada del mundo del deporte se pone sobre Río de Janeiro. Aunque aún no se palpa lo que se viene, el mundial de fútbol y los Juegos Olímpicos, si queda claro que tienen una cultura deportiva arraigada en la sociedad.

La última jornada de los Juegos Paralimpicos, como el resto de las competencias, se puede ver en vivo por BandeSport, el principal canal deportivo. Un grupo de personas vibra con la final de los 400m y la victoria de Oscar Pistorius. El debate post competencia se dispara como si se tratara de una jugada magistral de Neimar. En el fondo se pueden escuchar los gritos de los hinchas de Botafogo o Flamengo, obviamente el fútbol se palpita en todos lados.

El domingo la Avenida Atlántica se hace peatonal y todo el mundo aprovecha para caminar, correr, “rolear”… cada 500 metros una estación de ejercicios es el punto de reunión para muchos que quieren complementar su físico. Suspiro para ellas y ellos…

La noche del barrio Lapa, imperdible.

La alternativa para mover el cuerpo, es el circuito que rodea Lagoa Rodrigo Freitas, que tiene 7,5k. Desde las primeras horas del día también es la opción más elegida por los deportistas. En su recorrido hay estaciones de ejercicios para todas las edades, puestos para comprar refrigerios y hasta una bicicletería movil que te puede salvar.

El combo perfecto es combinar Ipanema, Lagoa y Copacabana, es el paseo obligado para deportistas y turistas. Esta permitido recargar las pilas en alguno de los paradores “da praia” con unos camarones y una Guaraná bien fría.

Lagoa y el Cristo a la vista en una jornada a puro sol.

También de noche
A la misma velocidad que el keniata Joseph Kachapin Aperumoi se llevó la prueba de 42k, se puede ir por la noche carioca. La oferta es amplia y “gostosa”. Las “escolas do samba” pasando por los restaurantes de Leblon y una vuelta por el barrio Lapa, son las ofertas más tentadoras.

Todo tiene que estar hidratado por una cerveja bien fría y, obviamente, una caipi. Cada alternativa se puede ajustar a los bolsillos escasos de reales y con la prioridad para pago con tarjeta. Afortunadamente la gran mayoría tiene opciones y la pregunta se torna permanente “Creditu o debitu?”

Tras el paso en 2007 para cubrir los Juegos Panamericanos, la opción fue recordar la experiencia del barrio Lapa. Aquella vez el paso fue domingo, cuando la recomendación para descubrir “el foco de la diversión” son los viernes y sábados.

La Av. Men de Sa se convierte en un hervidero de gente, plagado de personajes recién salidos del Circo Voador, que se encuentra en la entrada de los Arcos de Lapa, una de las postales turísticas. Aunque esta cerca el barrio Santa Teresa, el paseo por el último tren eléctrico que funciona en Brasil y caminar las escaleras de Selarón quedarán para la próxima.

El menú nos permite una carne acebolada na chapa con farofa, garbanzos y mandioca, cerveza bien fría y el show de todos los personajes que pasaban frente a la mesa. Uno se puede prender en esa sucursal del carnaval pero el final será incierto, la opción estuvo pensada en que al día siguiente, habrá mucho más por conocer…

Una isla para hacer ejercicios en el circuito de Lagoa, tiene 7,5km de diámetro.

El sol calienta en septiembre
A las 6 de la mañana ya el sol comienza a asomar en el horizonte. Una de las postales que me llevaré será la que me regaló la Playa de Flamengo y las gaviotas volando, pagaron el madrugon.

Con la temperatura llegando a 30 grados, la multitud se vuelca a la playa. Y con ellos todos los que quieren vivir de aquellos que disfrutan del sol. Copacabana se convierte en una sucursal de La Salada. Te venden de todo, desde uno que pasa con una parilla portátil a la braza, para cocinar unos quesos con orégano, hasta cadenas “de oro”, pasando por los clásicos: mayas, pulseritas, helados, sándwich, bebidas (la cerveza corre como agua) y una especie de pochoclo llamado “biscoito globo”, que calma a cualquier niño.

Quedaron las ganas de probar el agua del mar. Aunque algunos se animan a darse flor de chapuzón, estaba congelada, ideal para recuperar las piernas post carrera. Para nadar, la mejor opción es Ipanema, que tiene menos corriente y cuando este más caliente.

La hora pasa, llega el momento de emprender el regreso sin dejar de saborear uno de los sabrosos jugos, en cada esquina hay un puesto con la mayor oferta de “sucos” de todos los colores. El vuelo no espera y hay que emprender el regreso con la promesa de volver pronto.

Por Marcelo La Gattina | tw @mlagattina

.

Periodista deportivo especializado en natación, ciclismo, atletismo y triatlón. Fotógrafo y Productor de TV. @mlagattina

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X

Send this to a friend