Periodista deportivo especializado en natación, ciclismo, atletismo y triatlón. Fotógrafo y Productor de TV. @mlagattina

1 Comentario

  1. De nif1o, mi abuela ntnoeamericara nos leeda un relato simpe1tico sobre un cuarto Rey Mago.Recuerdo -no se9 que9 tan bien- el argumento: Taor, rey de Bangalor, es un rey glotf3n que viaja con toda su corte, cargados de dulces de todo tipo. Cuando por fin llega a Bele9n, y no queda ya ni un pastorcito, jura encontrar al nif1o y rubrica la promesa organizando para los nif1os del rumbo un banquete de mazapanes, caramelos, pasteles y naranjas cristalizadas.Siguiendo las huellas de Jesfas comienza el desastre: su elefante se mete al Mar Muerto y se convierte en estatua de sal. Poco a poco, Taor pierde todo. Me1s tarde, en Sodoma, atestigua un juicio espeluznante: un hombre es condenado a trabajar 33 af1os en las minas de sal. En un arrebato de imitacif3n de Cristo, Taor se ofrece a tomar el lugar del pobre hombre, que tiene hijos pequef1os. Su caedda es, ahora, absoluta: el rey del azfacar se ha convertido en un arenque humano enterrado vivo.Pero Taor sobrevive. Pasados los 33 af1os, recupera su libertad y vaga por Galilea, obstinado con la idea de encontrar al hombre en que se habre1 convertido aquel nif1o de Bele9n. Siguiendo pistas y acatando rumores lo persigue por todas partes pero siempre llega tarde. Un deda se entera de que cenare1 esa noche en Jerusale9m, con sus discedpulos. Taor, desde luego, llega cuando la sala del banquete ya este1 vaceda. Agotado, alcanza a tomar de la mesa un trozo de pan y un resto de vino, antes de morir Sin saberlo -pero sabie9ndolo a su manera- Taor ha comulgado la carne y la sangre del Cristo que nunca logrf3 encontrar.Ased pues, el cuarto Rey Mago, el que siempre llega tarde, llegf3 esta vez adelantado: muere cuando Cristo no ha muerto afan y, por lo tanto, no puede ser salvado por su sacrificio en la cruz. Sin embargo hay que pensar que este anti-Tome1s -que no vio a Cristo, pero nunca dudf3- habre1 merecido una dispensa. bfHabre1 logrado llegar a tiempo a las puertas del paraedso, entre el tumulto de e1ngeles y profetas, para ver la llegada triunfal del Cristo ascendido?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X

Send this to a friend