Deportología, Destacados, Entrenamiento, Especiales

Así se corre

tech_corrida

Cuando nos iniciamos en una actividad física lo hacemos de manera natural sin pensar si lo hacemos bien, mal ó si estamos empleando la técnica deportiva correcta.

Cuando se habla de técnica correcta, se hace referencia a la realización del “movimiento ideal” al que se aspira; es decir, el método para realizar la acción motriz óptima por parte del deportista.

De todas las habilidades motrices, la carrera es la más fácil y la más difícil de realizar. Primero, porque es una habilidad instintiva, natural, que todos, incluso los menos dotados, realizaron alguna vez. Y la más difícil, por la complejidad de su mecánica. Sobre todo si el objetivo final es lograr registros de alto nivel.

No hay dos personas que corran de la misma forma. Ya sea por sus diferencias estructurales anatómicas, por sus proporciones físicas, por su potencia, por su flexibilidad y especialmente por la forma de interpretar determinadas fases de la acción global que denominamos correr.

La carrera es un ejercicio cíclico de desplazamiento donde el atleta busca velocidad y/o economía, pasando sucesivamente por fases de apoyo y fases de suspensión ó vuelo.

Por lo tanto, el gesto técnico de la carrera se compone de esas dos fases bien definidas.

Durante la fase de apoyo se realiza la acción efectiva para la traslación de la masa corporal, en ese momento entran en acción los distintos grupos musculares que favorecen el desplazamiento. Esta fase consta de 3 acciones ligadas entre sí:

 1)      Recepción-amortiguación: se produce desde el momento en que el pie de la pierna libre toma contacto con el suelo, por delante del centro de gravedad (C.G.) del atleta, hasta que la cadera (o el C.G.) se sitúa justo encima del apoyo. El contacto con el suelo se produce con el metatarso, con su parte externa debido a una ligera supinación del pie. Sólo en pruebas de  fondo puede considerarse válida una toma de contacto de talón seguida de una acción secante. Esta acción puede justificarse por la necesidad de una zancada más económica.

Es una fase negativa ya que al producirse el apoyo por delante de la cadera, uno de los componentes de fuerza está orientado en sentido contrario al desplazamiento. Se debe procurar que sea lo más breve posible.

2)      Sostén -apoyo propiamente dicho-: corresponde al momento en que el C.G. del atleta se sitúa en la vertical  del apoyo. Es una fase neutra, ya que no hay posibilidad de producir una aceleración horizontal. En esta sub-fase se podrán observar actitudes de carrera (carrera alta, carrera baja) y apreciar la eficacia del avance de la cadera.

3)      Impulsión-rechazo: esta sub-fase comienza cuando el C.G. se sitúa por delante del apoyo y finaliza con el abandono del suelo por parte del pie. Al final de esta de esta sub-fase se observa la máxima extensión de la pierna de apoyo (sin llegar al bloqueo de la rodilla). Es la fase positiva en la que se genera velocidad. Resulta fundamental una buena colocación de la cadera, mediante el trabajo de los abdominales, para que el C.G. esté en situación óptima respecto al apoyo para una perfecta alineación.

  En cuanto a la fase de suspensión ó vuelo, comienza con el despegue de la pierna de impulso y acaba con el apoyo del pie de la pierna libre. El corredor efectúa una parábola como consecuencia del impulso aplicado a su centro de gravedad donde la máxima velocidad coincide con el empuje y la menor hace un nuevo contacto con el suelo. Es la fase más pasiva de la carrera, su duración depende de la velocidad de desplazamiento. En la pruebas de larga duración se abrevia esta zancada debido a una necesidad imperiosa de economía en la zancada.

 En todas estas fases de la carrera:
– La posición del tronco debe ser vertical.
– Los brazos  se colocan en posición de ángulo recto y con su movimiento de adelante atrás, equilibran el movimiento del tren inferior. El movimiento de éstos debe ser de balanceo no exagerado, ya que se crearían movimientos laterales con torsiones innecesarias y por tanto un gasto de energía extra.
– La cabeza debe permanecer recta en línea con el tronco.

Ésta es la descripción de la técnica de carrera correcta, pero tendrá que adaptarse a las características físicas del corredor; se deberá tener en cuenta la longitud de piernas, la elasticidad muscular y la distancia que se vaya a recorrer.

El gesto de correr es la manera de aplicar en la práctica la energía que somos capaces de generar y que servirá para desplazarnos, buscando siempre eficiencia motriz.

Los entrenadores cuando apreciamos que el alumno está física y motrizmente apto, recién entonces encaramos el afianzamiento técnico de la carrera. Para ello nos valemos de ejercicios preliminares de asimilación técnica que están orientados directamente a mejorar un gesto determinado, por ejemplo mejorar la acción de la pierna libre, acción de la pierna de impulso, apoyo de los pies, acción de los brazos, acción de la pelvis y posición del tronco, a través de la repetición y automatización.

Por: Marcelo Mansilla,
Entrenador Black RT-Puma Team | marcemansilla@hotmail.com

Referencias:
Emilio y Edgardo Mazzeo; Atletismo para todos, Edit. Brujas 2005
Grosser/Neumaier; Técnicas de entrenamiento Edit. Martinez Roca, 1998.
Campos, J.; Gallach, J.L. Las técnicas de atletismo. Manual práctico de enseñanza. Barcelona: Paidotribo, 2004.
Müller, H.; Ritzdorf, W. Run! Jump! Throw!. The Official IAAF Guide to Teaching Athletics. Uk: IAAF, 1996.
Rius, J. Metodología y técnicas de atletismo. Barcelona: Paidotribo, 2005.
De Hegedus, J.; Técnicas Atléticas, Edit. Stadium 1979

Periodista deportivo especializado en natación, ciclismo, atletismo y triatlón. Fotógrafo y Productor de TV. @mlagattina

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X

Send this to a friend