Destacados, Entrenamiento, Nutrición

Desayuno poderoso

 box.4

El desayuno es la primera comida del día y por ello, es la más importante; arrancar el día sin un nutritivo desayuno es como encender el automóvil sin combustible, por lo cual, es necesario consumir alimentos que posean los nutrientes que el cuerpo necesita.

Luego de 6 a 8 horas de ayuno, el cuerpo requiere energías para comenzar la actividad.

Así que nada mejor que un buen DESAYUNO que contenga los siguientes alimentos:

  • Lácteos (leche, yogurt, quesos): aportan una importante cantidad de calcio. Algunos vienen fortificados con hierro. Los lácteos también aportan proteínas.
  • Frutas o jugo de frutas: proporcionan un buen aporte de vitaminas y minerales, que mejoran las defensas.
  • Pan y cereales: aportan energía y fibra que favorece el tránsito intestinal y produce saciedad. También aportan hidratos de carbono complejos.
  • Mermeladas y dulces: aportan hidratos de carbono simples que brindan energía de rápida disponibilidad.

Un desayuno equilibrado contribuye a un reparto más armónico de las calorías a lo largo del día y proporciona, además, una ración de seguridad de muchos nutrientes.

Algunas de las consecuencias de saltarse el desayuno son: decaimiento, falta de concentración y mal humor debido al déficit de glucosa -principal combustible energético- que produce el ayuno. Hay que recordar que a primera hora de la mañana el organismo lleva entre 8 y 10 horas sin recibir ningún alimento. La falta de glucosa empuja al cuerpo a quemar otras reservas energéticas, lo que causa múltiples alteraciones en el normal funcionamiento orgánico.

Las personas que no desayunan suelen seguir una dieta de peor calidad, mientras que quienes lo hacen, suelen hacer una dieta menos grasa y más rica en fibra, vitaminas y minerales.

Las personas que desayunan mantienen mejor su peso dentro de límites saludables. El hecho de repartir las calorías durante el día en 4 o 5 comidas, ayuda a que no se sobrecargue ninguna de ellas. Esto también contribuye a evitar picar entre horas,  factor muy importante a la hora  de controlar el peso.

El buen hábito de desayunar asegura además, un buen rendimiento físico e intelectual. Las personas que omiten el desayuno ponen en marcha una serie de mecanismos en el organismo (descenso de la hormona insulina y aumento de cortisol y catecolaminas) para mantener la glucemia (nivel de azúcar en sangre) en valores aceptables.

El desayuno debe suponer entre el 20 y 25% de las calorías ingeridas a lo largo del día. Para que sea equilibrado, deben estar representados como mínimo los siguientes grupos de alimentos: lácteos (leche, yogur, quesos…), frutas y cereales (pan, tostadas, cereales, galletitas…). Aparte de estos, también pueden participar otros alimentos como las mermeladas y dulces.

EJEMPLOS DE DESAYUNOS:
*Fruta + yogurt con cereales.
*Jugo de frutas + infusión con leche + tostadas con queso untable y mermelada.
*Vaso de leche + panqueque de manzanas.
*Licuado de leche y fruta + vainillas.
*Licuado de leche y frutas + barra de cereal.
*Infusión con leche + jugo de frutas + tostado de jamón y queso.
*Leche con cacao + galletitas + 1 trozo de dulce compacto.
*Jugo de frutas + infusión + rebanadas de pan integral con queso fresco.
*Infusión con leche + medialunas.

foto cvPor: Lic. Paula Santinon
Nutricionista – paulasantinon@hotmail.com

 

 

Periodista deportivo especializado en natación, ciclismo, atletismo y triatlón. Fotógrafo y Productor de TV. @mlagattina

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Send this to a friend