Deportología, Destacados, Entrenamiento

¿Cómo cuido mis pies?

runners-feet-980x600 

Las inquietudes más frecuentes de los runners giran en torno a su pisada, calzado, y otras problemáticas vinculadas con el apoyo del pie que generan dudas y controversias. En esta nota, el ortopedista Marcelo Giroldi clarifica todas las dudas.

¿ Cómo elegir el calzado adecuado?
El camino correcto para elegir el calzado adecuado, consiste en hacer primero un estudio de la pisada (como por ejemplo el Sistema Footscan o las filmaciones en cintas de trote), para poder contemplar las características propias y personales del atleta, y que permitirá seleccionar el modelo de zapatilla más adecuado.

Comprar del calzado adecuado, ¿garantiza una pisada sin inconvenientes?
Depende. El calzado correcto colabora a una mejor pisada, pero hay otros factores, los llamados mecánicos (desviaciones de los ejes de las rodillas, vencimientos severos de los arcos del pie, etc.), que exceden a un muy buen calzado, y necesitan muchas veces del uso de una plantilla personalizada o de otros tratamientos, como los kinésicos para poder lograr un resultado óptimo.

Si un atleta baja de peso luego de haberse sometido al estudio de la pisada y de comprarse las zapatillas adecuadas, ¿es conveniente que siga usando el mismo calzado?
Los calzados, usados de manera adecuada, están fabricados para determinados rangos de peso, dentro de ese rango, el sistema de amortiguación trabaja de manera eficiente.

Ahora bien, si ese calzado sufrió durante su uso una fatiga importante de materiales y se siente duro, es conveniente volver a estudiar la pisada para corroborar el modelo y la característica del calzado. Esto suele suceder con rangos de 8 kg en adelante.  Seguramente te estés preguntando si la pisada cambio. Y  es muy factible que haya cambios, sobre todo en la distribución del peso en las zonas del pie. Recordemos que cada kilo corporal, al pie le representan el equivalente a 7 kilos, entonces es comprensible pensar en que la distribución de las cargas, luego de un descenso de peso variará.

Lo mismo rige para el uso de plantillas, por eso, se recomienda analizar la pisada luego de los descensos de peso y controlar tanto el calzado como las plantillas.

¿Las plantillas corrigen?
En lo que a formación ósea se refiere, las plantillas no corrigen. Por ejemplo, un arco vencido o un arco excesivo del pie, no se modifica con el uso de una plantilla. La solución sólo es paliativa, es decir que va a ayudar a descargar mejor determinadas zonas del pie. Pero en cuanto a partes blandas se refiere (músculo, ligamento, tendones), las plantillas sí pueden resultar correctivas. Por ejemplo, si están indicadas para una tendinitis de Aquiles o una fascitis plantar, en esos casos sí se comporta como elemento correctivo.

Entonces, ¿para qué sirvan las plantillas?
Porque cumplen un rol preventivo inigualable. Hacen que un determinado problema mecánico y biomecánico, se pueda mantener o mejorar, y no empeorar. Vale recordar  que como elemento amortiguador y de distribución de cargas, es un excelente complemento.

Compré zapatillas y cuando corro, piso hacia fuera y las gasto mal. Termino dolorido en la zona de los peroneos laterales. ¿Necesito otro calzado?
Seguramente, en la compra del calzado no se contemplaron diversos factores. Por eso insisto en el análisis de la pisada, y en una evaluación profesional a cargo de expertos en running. Este es uno de tantos casos de modelo incorrecto de calzado que termina haciendo mucho daño al cuerpo y al bolsillo.

¿Cuánto dura una zapatilla de running?
La unidad de medida indicada para tal propósito son los kilómetros. Es aconsejable el cambio de las mismas entre los 700 y 1000km, dependiendo del tipo de práctica y de características propias del corredor.

¿Una pisada correcta mejora la circulación sanguínea de los miembros?
Correcto. Existe en la planta del pie una zona vascular llamada “suela venosa o plexo venoso de Léger” que actúa como potente bomba para enviar la sangre que viene por las arterias, de vuelta por las venas. Esta funciona con la pisada, es decir, con un buen paso la sangre vuelve de manera más veloz, pero si tenemos problemas tales como el arco vencido, dicho flujo se hace más lento, favoreciendo los edemas en el tobillo y en algunos casos, las várices. Por eso la elección correcta de la zapatilla, excede a la cuestión de apoyo.

© Marcelo Giroldi
Ortopedista deportivo
Servicio de Medicina Deportiva del CeNARD
Docente Carrera de especialista en Medicina Deportiva U.B.A
Cuerpo Médico 1ra div Racing Club.
Contacto: mgiroldi.plantillas@gmail.com

 

 

Periodista deportivo especializado en natación, ciclismo, atletismo y triatlón. Fotógrafo y Productor de TV. @mlagattina

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X

Send this to a friend