Deportología, Destacados, Entrenamiento

Olvidate de la periostitis

periostitis

[pullquote]El Taiping y el frío como aliados
El vendaje funcional o Taiping ayuda a atenuar la vibración que desde el pie y por el impacto contra el suelo llega hasta la rodilla a través de la tibia. Una correcta aplicación puede prevenir la lesión o servir como herramienta en la etapa de regreso a la actividad.

Otras opciones son la aplicación de frío sobre la cara dolorosa de la tibia, en lapsos intermitentes de tiempo que pueden llegar entre los los veinte y treinta minutos.[/pullquote]La Periostitis Tibial es una lesión muy frecuente entre los corredores y no discrimina por niveles. Puede afectar al mejor corredor como aquél que está comenzando a dar los primeros pasos.  

Se manifiesta por dolor, inflamación o quemazón cuando estamos corriendo en la cara antero-interna de la pierna: Periostitis Tibial, y se da mayormente entre los corredores de larga distancia o quienes abusan del terreno duro.

El Periostio es la vaina fibrosa que cubre los huesos y que contiene vasos sanguíneos y nervios que nutren y le dan sensibilidad a los mismos. A esta capa se pegan los músculos, como en el caso de la Tibia: el gemelo, soleo, tibial posterior, flexor de los dedos, tibial anterior, calves en la mecánica de la corrida.

Encima de ella tenemos una capa de grasa y por último, la piel. En concreto, el dolor es el resultado de la tracción que ejercen los músculos que se unen a la tibia sobre ella.

CAUSAS:
1- Las vibraciones causadas por los entrenamientos repetitivos, por el impacto del pie en el suelo, sobre terrenos duros.
2- La excesiva rotación de la cadera, una torsión tibial externa aumentada, la hiperpronación o una eversión exagerada del talón (durante la fase de apoyo plantar), valgo del retropié.
3- El exceso de entrenamiento, rodajes sobre superficies demasiado duras, demasiadas cuestas y horas por terrenos irregulares
4- También afecta la falta de estiramientos.
5- Zapatillas inadecuadas con poca amortiguación o demasiado dura, zapatillas con demasiados kilómetros y gastados.
6- Deficiencias Biomecánicas: Corredores que cargan con la punta del pie, atletas pronadores o pies planos.

SINTOMAS:
El síntoma más claro de esta lesión es un dolor que aparece al iniciar la actividad física y que disminuye después de un corto período de calentamiento, pero que vuelve a aparecer y con más intensidad, cuando se lleva un tiempo corriendo.

Este dolor se atenúa progresivamente después de algunos días de reposo y reaparece al volver el paciente a la actividad deportiva.

TRATAMIENTO OSTEOPATICO:
Destrabar las fijaciones articulares: Corregir: sacro, iliacos, lumbares, rotación de cadera, tibia y peroné, astrágalo, calcáneo, escafoides, cuboides y metatarsianos y 1° y 5° dedo. Y revisar las cadenas musculares ascendentes y descendentes.

Relajación post isométrica.

Inervación recíproca.

Punto gatillo.

Una vez asintomático, volveremos a entrenar cuando haya desaparecido el dolor.

La vuelta a la carrera será, como es lógico, progresiva.

Lo ideal es hacerlo cuando nuestro Osteopata y Entrenador hayan verificado las zapatillas que utilizamos y el nivel de las sesiones de entrenamiento previstas.

Especialista consultado

osteopatia2Lic. Mariano de Alzáa
Osteopatía | Terapista Físico
Prof. Univ. Educ. Física
Especialista en Medicina del Deporte
www.osteopatiaydeporte.com.ar | en facebook
Contacto: 15-5567 3748

Periodista deportivo especializado en natación, ciclismo, atletismo y triatlón. Fotógrafo y Productor de TV. @mlagattina
X

Send this to a friend