Perfiles

Raúl Lemir: “El Turco”

gal-590310El Triatlón es un deporte individual y de resistencia, “tres en uno”, porque combina un trío de disciplinas distintas: natación, ciclismo y pedestrismo. Un deporte para todas las edades, muy completo, donde la mayor exigencia es resistir, que se convirtió en olímpico a partir de los Juegos de Sidney 2000, en Australia.

Su primer antecedente se encuentra en una competencia que se desarrolló en Francia bajo el nombre de Les Trois Sports (Los Tres Deportes) que constó de 3 kilómetros de carrera, 12 de ciclismo y el cruce a nado del canal de Marne sin descanso entre una actividad y otra.

Como se aprecia el orden fue completamente opuesto al que rige en estos tiempos. En cuanto al primer triatlón moderno, con el formato que rige ahora, se disputó con 46 participantes el 25 de setiembre de 1974, en Mission Bay, San Diego (California, Estados Unidos), organizado por Jack Johnstone y Don Shabadan.

Su práctica se hizo cada vez más popular y en 1977 se corrió en Hawai el primer Ironman que completó 3,86 km de natación, 180 de ciclismo y 42 de carrera. El ganador fue Gordon Haller con un tiempo de 11 horas, 46 minutos, 58 segundos.

De manera progresiva cada país tuvo su Federación y a nivel competitivo creció aún mucho más la cantidad de seguidores. A mediados de los ‘80 la Argentina participó en La Haya de la constitución de la International Triatlón Unión (UTI) por lo que la actividad se ajustó a un calendario y a un reglamento oficial.

En esa misma década comenzó a desarrollarse también en Mendoza con la aparición de un atleta que se convirtió en el gran referente del triatlón mendocino: Raúl Eduardo Lemir. 

Las crónicas de nuestro diario recuerdan que el popular ‘Turco’ fue el ganador de la primera competencia de la especialidad que se corrió bajo el nombre de El Triatlón de los Estudiantes, con 34 inscriptos, el 8 de abril de 1984 en la zona de Papagayos. En esa carrera que constituyó toda una novedad y que fuera organizada por el Centro de Estudiantes de Ciencias Económicas de la UNCuyo, Lemir representó al Club Mendoza de Regatas, la institución que lo había cobijado desde muy niño.

En una época de muy buenos deportistas como Andrés Kark, el ‘Conejo’ Mauricio Fernández, Mike Toland, Sergio Muñoz, Mario Salassa, Armando Busso, Ariel Marciari, Luis Ahumada, Carlos Sturniolo, Federico Berón, Oscar González, Diego Alba y Walter Herrera. Además de su propio hermano, Ricardo Lemir y de una gloria del atletismo provincial como el palmirense Alfredo Maravilla que a principios de esos años en una actuación más que destacada figuró entre los 40 primeros en la gran Corrida Internacional de San Silvestre, en San Pablo (Brasil), lo que hace mucho más meritorio aquel triunfo de Lemir.

Después de aquella victoria, el ‘Turco’ se inclinó definitivamente por el Triatlón y prácticamente arrasó con todo circuito que encontró en su camino. Así por ejemplo, en marzo de 1985, se impuso en el llamado Triatlón de la Montaña en el valle de El Zonda (San Juan), en el Triatlón Centro de la República, en Río IV (Córdoba) y ganó la última prueba del Campeonato Argentino entre 250 inscriptos, en Vicente López (Buenos Aires).

Por lo que se clasificó junto a Andrés Kark para intervenir en el Circuito Sudamericano con sede en Guaruja, Brasil. Por el excelente nivel que alcanzó fue convocado a la Selección Argentina y resultó el mejor clasificado en la Prueba Internacional de San Pablo.

También fue el primero en el Torneo Aniversario del Club Mendoza de Regatas y ocupó un segundo puesto en el Triatlón de Viña del Mar (Santiago de Chile), donde Kark terminó cuarto. Con posterioridad venció en el Circuito Internacional de Carlos Paz (Córdoba), resultó subcampeón en el Campeonato Argentino de 1986 y clasificó para el prestigioso Triatlón de Miami (Estados Unidos), donde figuró 38 entre 1.200 corredores.

En 1987 llegó segundo en el primer Triatlón Vendimia que se corrió en Mendoza y que ganó Mario Rubin. Sin embargo fue el vencedor de la segunda edición, el 13 de marzo de 1988, entre 88 competidores escoltado por Luciano Cicchitti.

Siempre en el exigente circuito de 42 km de Papagayos, comprendido por San Isidro y El Challao con punto final en el Parque General San Martín. Volvió a imponerse en las ediciones de 1993, 1994 y 2000 para convertirse en el tetracampeón del Triatlón Internacional Vendimia.

Tetracampeón con historia
En la charla con Más Deportes el respetado ‘Turco’ revivió sus mejores momentos del mismo modo que evocó sus comienzos en el deporte: “Deportivamente crecí y aprendí en el Club Mendoza de Regatas porque llegué a la institución cuando apenas tenía siete años de edad en la época que acompañaba a mis hermanos Ricardo y Mónica que practicaban natación.

Yo también comencé a nadar y lo hice bajo la dirección del profesor José Luis Nenna, aquel recordado nadador que tanto se destacó en fútbol, básquetbol y atletismo porque era un deportista realmente completo.

En mis comienzos me dediqué durante un tiempo al Handbol y al Fútbol de Salón hasta que la natación se convirtió en mi actividad favorita”.

A lo que agregó: “En diciembre de 1973, cuando ya tenía ocho años, recibí la muy buena noticia que había sido seleccionado para integrar el representativo del Club Mendoza de Regatas que debía enfrentar al Club Español de Santiago de Chile por la Copa Amistad. Al poco tiempo integré otro selectivo de 30 nadadores de ambos sexos que viajó al vecino país para intervenir en competencias programadas por los clubes Universidad de Chile, Las Condes, Estadio Español y Banco de Chile.

Aquella resultó mi primera experiencia a nivel internacional con muy buenos comentarios del periodismo que me eligió como una de las figuras de la gira junto a Sergio Pedernera, que luego se inclinó por el remo”.

“En natación me especialicé en estilo mariposa que es uno de los más exigentes aunque también corrí en crol con muy buenos resultados porque me clasifiqué varias veces campeón mendocino. Gané por ejemplo los torneos Marcos Avigno y Confraternidad que se vieron prestigiados por la presencia de nadadores del club YPF.

Cuando me incliné por el Triatlón lo hice cuando en el medio existía un nivel muy parejo y recuerdo a Andrés Kark como uno de mis rivales más difíciles por sus grandes condiciones y enorme experiencia. Para todos nosotros resultó muy importante la participación de un atleta como Alfredo Maravilla, que había llegado a correr la famosa San Silvestre, lo que nos obligó a superarnos de un modo permanente”, recordó.

Por otro lado, señaló: “Yo tenía claro que el Triatlón se definía en la prueba de pedestrismo por lo que regulaba mis energías para llegar a esa instancia siempre muy bien posicionado. Me ayudó muchísimo haber practicado natación porque ahí podía hacer buenas diferencias.

Mi meta fue siempre correr en el exterior sueño que hice realidad en distintos escenarios europeos y en los Estados Unidos. En 1989 participé en las siete pruebas del Circuito Nacional de España y representé a la Argentina en el Primer Campeonato Mundial de Triatlón disputado entre 800 atletas en Avignon, Francia”.

“En 1990 regresé a España para intervenir en el Circuito Internacional Ibérico y fui tercero en el Campeonato Argentino que se desarrolló por suma de puntos, en Entre Ríos, Córdoba, Mar del Plata, Mendoza y San Juan. Esa temporada participé junto a Elina Urbano y Luciano Cichitti en el Mundial de Triatlón Olímpico disputado en Brisbane, Australia.

En la década del ‘90 recibí el apoyo del diario Los Andes de lo que siempre he estado muy agradecido para continuar mi carrera en el exterior lo que me permitió correr en los circuitos más prestigiosos del mundo como Hawai, Niza en Francia, Tres Cantos y Madrid en España, Orlando en Florida, Malibú en California, Castell del Fels, Cataluña, Almerinar, Mónaco, Hungría y Cancún”, culminó.

Producción: Carlos Campana – Textos: José Félix Suárez para diario Los Andes de Mendoza

Periodista deportivo especializado en natación, ciclismo, atletismo y triatlón. Fotógrafo y Productor de TV. @mlagattina
X

Send this to a friend