Deportología, Entrenamiento, Especiales

El aire de la ciudad donde hacemos deporte

1458661_10151673394605518_215438343_n

La Ciudad de Buenos Aires tiene menos contaminación en su aire que la mayoría de las grandes urbes de América Latina, aunque sus niveles superan los estándares fijados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), por lo que son considerados perjudiciales.

La información fue brindada por el organismo de la ONU ayer en Ginebra, donde presentaron los resultados de una investigación que analizó la calidad del aire en 1600 ciudades de 91 países. En base a los datos oficiales que brindó cada distrito, dedujeron que apenas el 12% de las personas que viven en ciudades respiran aire no contaminado, y casi la mitad está expuesta a una concentración 2,5 veces mayor que la recomendada. Concluyeron que “la contaminación del aire es cada vez peor”.

[pullquote]Donde entrenar
Si bien la Ciudad de Buenos Aires ofrece una amplia variedad, los parques y plazas son las primeras opciones para la practica de actividades físicas. Palermo es una de las opciones más frecuentadas, por su amplia arboleda, pero en algunos horarios es afectada por una gran contaminación auditiva. Otras opciones son Puerto Madero, Costanera Sur con la reserva ecológica los fines de semana es imperdible. Comparti tus salidas con el hashtag #hoyseentrena [/pullquote]

El estudio midió el nivel de presencia de las partículas contaminantes PM 2,5, las más finas y pequeñas, y por lo tanto más perjudiciales porque penetran directamente en los pulmones. Cuanto mayor presencia, más posibilidad de fallecimientos por infartos, ataques cerebrales o enfermedades pulmonares como cáncer, asma o infecciones agudas. No es un tema menor si se tiene en cuenta que, según la OMS, unas 3,7 millones de personas menores de 60 años murieron en 2012 a causa de la contaminación atmosférica. Lo aceptable para la OMS es que exista una media anual de hasta 10 microgramos por metro cúbico. Buenos Aires está en 16. En el caso de las partículas PM 10, más grandes y menos dañinas, lo ideal es una media anual menor de 20 microgramos por m3, pero la Capital Federal alcanza los 30.

El resultado la coloca mejor que San Pablo (35 PM 10), Caracas (45), México DF (93), Bogotá (48) y Río de Janeiro (67); aunque peor que Montevideo (27), Guadalajara (22) y San José de Costa Rica (27). En el continente (donde hay datos sólo en 17 de los 35 países) sobresalen como las menos contaminadas, Ibarra (Ecuador, 18) y Salvador de Bahía (Brasil, 17). Entre las peores, Lima (Perú, 63) y Cochabamba (Bolivia, 75).

Respecto al trabajo similar realizado en 2008, los valores de la mayoría de las ciudades aumentaron, o disminuyeron levemente. Entre los factores que contribuyeron a ese crecimiento, María Neira, directora de Salud Pública y Medio Ambiente de la OMS, mencionó “la dependencia de combustibles fósiles, el uso de vehículos de motor para el transporte privado y la utilización ineficiente de la energía en los edificios”. Como posibles las medidas a tomar, sugirieron casas eficientes energéticamente, desarrollo urbano compacto, un eficiente y masivo transporte público, diseño de calles atractivos y seguros para peatones y ciclistas, y buen manejo de residuos.

[pullquote]El Ranking
Entre las ciudades más contaminadas del planeta figuran Nueva Delhi (India, 286 PM 10), Beijing (China, 121) y Sofía (Bulgaria, 65, la peor de Europa). Vancouver (Canadá, 11), Auckland (Nueva Zelanda, 15) y Melbourne (Australia, 18) son las más “puras”. París (24), Praga (26), Berlín (24), Madrid (22), también figuran mejor que Buenos Aires, en cambio las italianas tienen más partículas en el aire. Todas, igual, superan la media, de 20 PM 10.[/pullquote]

En el caso de la Ciudad de Buenos Aires, el informe aclara que la Agencia de Protección Ambiental porteña midió un 73% de los días del año (no especifica qué meses no tomaron), con tres estaciones que tiene en el distrito: dos fijas en zonas residenciales/comerciales, y una en una zona mixta con tránsito mediano a bajo, donde los valores tenderán a ser menores. Están ubicadas en avenida Córdoba y Rodríguez Peña, La Boca (Avenida Brasil al 100) y Centenario (Ramos Mejía 800). Los componentes que inciden en el aumento de la contaminación ambiental de Capital son el mayor cemento y menos espacios verdes, dicen los especialistas. Nidia Marinaro, representante de Propuestas para el Área Metropolitana (PropAMBA), mencionó un ejemplo: “Parece algo trivial, pero para los ambientalistas, la presencia de mariposas habla de un ambiente sano y equilibrado. Antes solía haber muchas en el distrito. Hoy fueron remplazadas por una invasión fulgurosa de palomas.”

El tránsito, otro problema

Otro de los problemas de la Capital Federal es su tránsito. Según datos oficiales del gobierno de la Ciudad, la cantidad de tráfico de automóviles creció un 5,2% en 2011 y un 5,7% en 2012; en cambio, disminuyó 23,8% la cantidad de pasajeros de los subterráneos en ese período. Cada año ingresan unos 130 mil autos nuevos, y por día circulan alrededor de 1,2 millones. El aspecto clave del distrito, entonces, parece no ser el de políticas sustentables o prácticas ecológicas, sino el geográfico.

“Buenos Aires tiene una ubicación favorable respecto de otras grandes urbes –comenta Héctor Ciappesoni, director del Servicio Meteorológico–. Su ventaja son las brisas que produce el río, generan más circulación, introduciendo aire al continente, y en otro momento sacándolo. Esto hace que tengamos una atmósfera ventilada.” En cambio, Santiago de Chile (que midió el doble que Buenos Aires) tiene una desventaja topográfica: “Se ubica entre grandes cerros, debido a la inversión térmica las partículas no se van y se mantienen a no más de 150 metros”, explicó. Montevideo, en una situación geográfica parecida a Buenos Aires, tiene 3% menos de contaminación que Capital Federal. «

Malos números por los ruidos

Si bien los resultados en contaminación del aire fueron mejores que otras grandes urbes de la región, distinto es el panorama en contaminación sonora, donde la Ciudad de Buenos Aires se ubica entre las diez peores del mundo, junto a New York, Tokio, Nagasaki o México DF.

Según la OMS, los niveles de ruido no tendrían que exceder los 55 decibeles durante el día y los 45 en la noche, pero Ciudad de Buenos Aires se ubican entre los 70 y 80 decibeles. En la esquina de Cabildo y Juramento, por ejemplo, se supera lo medido en Aeroparque. La Ley 1540 establece que el ruido máximo tolerable es de 65 decibeles.

Por Gustavo Sarmiento | para Diario Tiempo Argentino

Periodista deportivo especializado en natación, ciclismo, atletismo y triatlón. Fotógrafo y Productor de TV. @mlagattina
X

Send this to a friend