Destacados, Perfiles, Secciones

El amor que la bomba no pudo destruir

marathon27n-9-web

Si algo bueno podía salir de la bomba que explotó durante la maratón de Boston, quedó concretado el sábado con el casamiento James Costello, víctima del atentado y Krista D’Agostino, enfermera que lo atendió en el hospital.

Una fotografía de Costello con sus ropas rasgadas en pedazos y partes de su cuerpo quemado se convirtió en una de las imágenes más reconocidas del ataque.

El casual encuentro con con D’Agostino, una enfermera en el Hospital de Rehabilitación Spaulding, se produjo cuando Costello se recuperaba de múltiples cirugías por las heridas de metralla y quemaduras graves que requirieron injertos de piel de cerdo en el brazo derecho y la pierna derecha.

“Una cosa que ella odia que yo siempre digo es que estoy realmente contento de haberla conocido por causa del atentado”, dijo Costello, de 31 años, en el programa “Today” en diciembre, cuando la historia se hizo popular.

Ella lo describió como “su mejor amigo y el amor de su vida” tras la boda que contó con 150 invitados.

Pasaron 16 meses del atentado en la Maratón de Boston donde tres personas perdieron la vida y fueron heridas más de 260, incluyendo Costello.

FOTOS

Periodista deportivo especializado en natación, ciclismo, atletismo y triatlón. Fotógrafo y Productor de TV. @mlagattina

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X

Send this to a friend