Destacados, Entrenamiento, Nutrición

¿Qué es la Glutamina?

glutiamina

La Glutamina es un aminoácido componente habitual de las proteínas, no esencial. Esto no quiere decir que no sea necesario o importante, sino que el propio organismo, en condiciones normales, es capaz de sintetizarlo a partir de otras moléculas disponibles.

Pero esto, en condiciones normales, ya que existen algunas circunstancias que pueden forzar una mayor necesidad de este nutriente y entonces el organismo no es capaz de fabricar toda la cantidad que se demanda.

Una de estas circunstancias, es la práctica de deporte intenso y frecuente, como maratonistas, nadadores, triatletas o ciclistas.

[pullquote]Una dosis media debe ser de entre 5-10 g de glutamina al día. Esto plantea un consumo diario de unos cinco gramos día repartidos en, al menos dos tomas: como mínimo una hora antes del entrenamiento o sesión deportiva y, después de la misma.[/pullquote] Una de las funciones características de las proteínas es la de formación de nuevos tejidos y regeneración de los ya existentes, por eso es fundamental en etapas especificas, y sobre todo de alta carga de entrenamientos.

En esta situación la demanda de glutamina es mayor que la síntesis interna por lo que este aminoácido se considera muy importante.

La glutamina podemos encontrarla en alimentos ricos en proteínas tanto de origen animal como vegetal, y en suplementos a base de concentrados de glutamina.

GLUTAMINA EN LOS ALIMENTOS

La glutamina es parte integrante de las proteínas. Así que todos aquellos alimentos que sean especialmente proteicos, contienen glutamina. Especial mención hay que hacer a las carnes: pavo, cerdo, pollo, ternera, etcétera.

También en la leche y los productos lácteos (yogures, quesos mejor frescos). Dentro del grupo del pescado, destaca el salmón por su alto contenido. Y también en alimentos proteicos de origen vegetal tales como los frutos secos (almendras), legumbres (judías, soja), algunos cereales o verduras (espinacas, coles). Esta es la manera tradicional de consumir glutamina.

[pullquote]La Glutamina procura la prevención de la pérdida muscular a base de aportar mayor ingrediente de fabricación del músculo. [/pullquote]Para las situaciones rutinarias, este consumo a través de la alimentación y la síntesis interna es suficiente para cubrir las necesidades.
Sin embargo, cuando esto no sucede y los requerimientos son mayores, como en períodos de grandes cargas de entrenamiento en intensidad o volúmen, existe la posibilidad de recurrir a la suplementación a base de concentrados de glutamina. En el mercado, las formas más habituales de encontrar este producto son en polvo o en forma de cápsulas o comprimidos.

Siempre hay que tener en cuenta que la dieta completa y adaptada es el primer y más importante pilar para obtener todos los nutrientes y, cuando esta no es capaz de aportar todo lo que necesitamos, empezamos a plantear el uso de suplementos. Un nutricionista nos guiará en este aspecto.

[pullquote]La alimentación y la síntesis interna es suficiente para cubrir las necesidades basicas. Pero en períodos de grandes cargas de entrenamiento en intensidad o volúmen, existe la posibilidad de recurrir a la suplementación.[/pullquote] La toma de glutamina debe iniciarse de forma gradual y siempre controlada por un profesional. Comenzando a probar su tolerancia a una dosis mínima para comprobar sus efectos e ir aumentando paulatinamente hasta la cantidad que se consuma finalmente.

El mayor efecto se produce tomando el suplemento antes de la práctica del ejercicio y tras su realización. De esta manera se consiguen más beneficios.

Por un lado, procurar la prevención de la pérdida muscular a base de aportar mayor ingrediente de fabricación del músculo y, además, recuperar el glucógeno gastado añadiendo materia prima para su remodelación, y por otra, fraccionar o repartir la toma de glutamina que hace que se tolere y se metabolice de manera más fisiológica.

Como dato general se habla de una dosis media de entre 5-10 g de glutamina al día. Esto plantea un consumo diario de unos cinco gramos día repartidos en, al menos dos tomas: como mínimo una hora antes del entrenamiento o sesión deportiva y, después de la misma, normalmente antes de acostarse. No es recomendable la toma de cantidades mayores de 15 g/día, poniendo esta cifra como límite máximo, salvo situaciones excepcionales muy concretas y, desde luego, no de manera frecuente.

La absorción y acción de la glutamina es más rápida si el consumo se hace en ayunas y no conjuntamente con otros alimentos que puedan alterar su paso a sangre.

Periodista deportivo especializado en natación, ciclismo, atletismo y triatlón. Fotógrafo y Productor de TV. @mlagattina

1 Comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X

Send this to a friend