Ciclismo, Destacados, Entrenamiento, Fotos, Noticias, Nutrición

¿Qué comen los ciclistas durante una etapa?

nutricionciclismo

Acaba de terminar la etapa de 211 kilómetros y dos puertos de montaña. Alberto Contador, deja un dato relevante en su cuenta de twitter. “Día duro. 5 mil calorías consumidas. Esperando por masajes”.

¿Es real este dato? ¿Qué comen estos super hombres durante tremenda exigencia? Según datos revelados por el responsable de nutrición de uno de los equipos, Robby Ketchell y estudios realizados, un ciclista pierde durante cada etapa entre 3 mil y hasta 6 mil kcal. Pero el consumo exacto de cada corredor dependerá de la función dentro del equipo, la exigencia de la etapa y la intensidad de la misma.

La suplementación del equipo Trek. Para antes, durante y después de cada jornada.

Alcanzar a compensar esa perdida con la alimentación es muy difícil, y es por eso que se escucha en cada etapa a varios corredores con problemas estomacales. El mayor desafío de la nutrición es evitar que la comida sea monótona. El problema es que las comidas con hidratos de carbono son abundantes y bastante secas. Se intenta ofrecer fuentes adicionales de hidratos de carbono que resulten más atractivas.

Cronograma de alimentación

La jornada de los ciclistas comienza temprano. La primera infusión es el desayuno y suele ser la más importante. Allí se pueden incluir pan, cereales varios, algo de fruta, café, leche, jugo de naranja. A veces, cuando las etapas son muy largas, se agrega un plato de pastas o arroz, casi siempre sin salsa.

A media mañana tienen la segunda ingesta para luego almorzar o bien realizan una ingesta liviana previa al inicio de la etapa. Esto dependerá del cronograma de salida estipulado.

Sylvan Chavanell se hidrata. No solo toman agua los ciclistas.

Según Robby Ketchell, el norteamericano Christian Vande Velde pierde por hora entre 700 y 1000 calorías. En la etapa, los ciclistas se suplementan con geles, barras y fluidos con preponderancia a los carbohidratos. Pero como nunca se llega a complementar esa perdida, la recuperación comienza desde que el ciclista cruza la línea de meta.

Después de la carrera, consumen bebidas con hidratos y algo de proteínas o bien una bebida deportiva con un sándwich de jamón (cuando hace calor, prefieren beber).

Tras cada jornada, cada ciclista es evaluado. Se controla su peso y se lo mide (antropometría). También se realiza un pequeño test, consultando sus sensaciones en la jornada y los datos reales arrojados por la computadora. “Si el ciclista nos dice que fue al máximo, y sus datos de pulso y cadencia no lo demuestran, son señales de fatiga y problemas nutricionales”, sostiene Ketchell.

Ya en el hotel, consumen fruta, barras energéticas y otros alimentos con fuentes de hidratos hasta la hora de la cena.

En las carreras más importantes, hay un camión especial dedicado a la cocina. Los equipos llevan su propio chef para tener todo listo según un esquema de horarios. Los primeros en cenar son los ciclistas y luego el resto del equipo. En el Leopard, los ciclistas suelen colaborar con la preparación de la mesa y ayudar a los cocineros.

“Nuestro trabajo es mantener al ciclista focalizado en su alimentación y ajustarla según las circunstancias de carrera. Aquellos que estén lastimados recibirán alguna modificación en la comida o bien, después de una etapa de frío y lluvia, la dieta será diferenciada”, comenta Ketchell.

Lo que esta claro, que no solo se trata de pedalear sin parar. En la alimentación y sumplementación juega un papel trascendental en el Tour de Francia, además de las estrategias y niveles de cada corredor.

Periodista deportivo especializado en natación, ciclismo, atletismo y triatlón. Fotógrafo y Productor de TV. @mlagattina

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X

Send this to a friend