Destacados, Especiales, Fotos, Olímpico

Simplemente Carl Lewis

Apenas tenía idea de qué se trataba el atletismo cuando escuché su nombre. ¿Quién era el más rápido de la historia? ¿Ben Johnson o Carl Lewis? Era tiempo de Seúl 88. Vi esa carrera en un viejo televisor Grundig. Los colores eran opacos.

Todos los medios hablaban de esa carrera. El canadiense Ben Johnson, a pura potencia, se había quedado con la victoria. Días después, también fue protagonista del primer caso de doping en la historia de los Juegos Olímpicos. El título pasó para Lewis que escribía más gloria tras el oro en salto en largo, y la plata en 200m. (ver documental 9s79)

“¿Tan grande era Lewis?”, me preguntaba. En los Juegos de Los Angeles 84, con 24 años, había realizado un hito histórico: 4 medallas de oro. Salto en largo, 100m, 200 y 4×100. Su forma de correr le valió el apodo de “El hijo del viento”. Con los títulos había igualado a Jasse Owen.

También fue el salto en largo donde Carl Lewis se construyó a si mismo. Con 31 años, en Barcelona 92 se enfocó en esta prueba. Ya no tenía la misma velocidad y había quedado afuera de la selección de su país para los 100 y 200m. Pero otra vez ganó el oro en salto en largo, tras un duelo inolvidable con Mike Powell. La misma medalla obtuvo en la posta 4×100.

En su país fue el adiós. Antes de Atlanta 96 Lewis no tenía más sueños. Había quedado fuera del equipo de relevos y sus piernas no eran tan veloces como antes.

Los grandes deportistas se convierten en leyendas cuando se superan a si mismos. Para Lewis la motivación fue convertirse en el primer atleta en ganar en cuatro juegos consecutivos la medalla de oro en salto en largo.

El póster con el inolvidable salto, estuvo colgado en mi habitación durante muchos años. En ese instante, se cerraba una historia de 10 medallas olímpicas.

Las claves

En Mexico 84 Lewis tenía una cargada agenda de competencias. Tras conseguir un gran salto en su primer intento, prefirió guardar energías y no realizar las otras oportunidades. Así y todo ganó el oro.

En Seúl 88, compitió en la final de los 100m apenas 55 minutos de realizar la semifinal de los 200m. Tras la desclasificación de Johnson fue el primer atleta en defender el título en el hectómetro. Lo consiguió con el record mundial de 9s92

Pudo escribir más gloria, pero en Moscu 80, Estados Unidos no participo de los Juegos por el boicot que se realizó a la ex URSS. En Seúl, se perdió la posibilidad de pelear por el oro en la posta 4×100, porque su equipo fue desclasificado en la primera eliminatoria.

La vida después del atleta

Tras su retiro de la alta competencia Lewis se dedicó a la vida social. En 2007 lo tuvimos en Argentina en una acción publicitaria de Nike.

Estuvo coqueteando con el cine y la música, pero ahora afronta otra carrera, en la política.

“Veo la necesidad de inspirar a los niños”, aseguró el ex atleta afroamericano, cuyo referente político es el presidente Barack Obama. “No me empujó directamente a presentarme. Pero sí me siento inspirado por él y por su familia, definitivamente”, agregó el atleta en una entrevista realizada por la agencia DPA.

“Obama es un gran mensaje para los jóvenes afroamericanos, para los hispanos…”, advirtió. “Muchos niños van a crecer, desde los seis o siete años hasta los 16 o 18 viendo a ese hombre en esa posición, lo que significa que cualquiera puede ser presidente”. Eso sí, él no tiene ambición de ocupar la Casa Blanca. “No es la dirección que quiero tomar. Le puedo garantizar que no voy a intentar ser presidente en mi vida”.

Hoy Carl Lewis en cada lugar que se presenta es protagonista, igual que cuando pisaba una pista.

Nota: @mlagattina

 

.

 

Director Digital de TRIAMAX. Webmaster, emprendedor, techie, fotógrafo deportivo en SoyFinisher, ex triatleta y a veces runner. Twitter @juannito / Linkedin
X

Send this to a friend