Atletismo, Especiales, Noticias, Perfiles, Secciones

Viajar y correr: los 10 mejores parques urbanos para el running

Central Park, Nueva York. Si visitás la Gran Manzana y te gusta el running, sería imperdonable perder la oportunidad de correr por Central Park, el mayor parque de Manhattan, y sentirte como un auténtico neoyorquino. Encontrarás senderos con distintos niveles de dificultad que te permitirán disfrutar del paisaje, con lagos, cascadas y puentes que casi te harán olvidar que estás en pleno corazón de Nueva York, salvo por un pequeño detalle: el increíble skyline de la ciudad al fondo.

Aunque Central Park permanece abierto desde las 6 de la mañana hasta la 1 de la madrugada, el horario más recomendable para salir a correr es cuando las instalaciones cierran el acceso al tráfico, es decir, diariamente de 10 a 15 y de 19 a 22, y los fines de semana. En sus aproximadamente diez kilómetros de recorrido, nunca correrás solo; encontrarás runners de todas las edades.

Hyde Park, Londres. Desde primera hora de la mañana -el recinto abre puntualmente a las cinco de la madrugada-, un buen número de londinenses y algún que otro atleta de paso desafían el frío clima de la capital británica para iniciar su entrenamiento diario en el parque más emblemático de la ciudad. Correr en Hyde Park es un sueño para muchos aficionados cuando visitan Londres. En su interior, multitud de cruces de pequeños senderos permiten correr entre vegetación y asfalto impecables, en un recorrido al gusto y resistencia del consumidor. Otra de las opciones es recorrer los aproximadamente 6,6 kilómetros de su perímetro.

Stanley Park, Vancouver. Situado en el centro de Vancouver, Canadá, encontramos uno de los mayores parques urbanos del mundo, el Stanley Park, un paraíso natural que se extiende a lo largo de 400 hectáreas, ideal para la práctica del running. Encontrarás un sendero de 22 kilómetros que recorre el perímetro del parque y que transcurre en buena parte bordeando el océano, ideal para correr, aunque el más habitual se reduce a una ruta de nueve kilómetros, que te permitirá disfrutar de hermosas vistas.Si te gusta improvisar, podés optar por las sendas que discurren por el interior del bosque, entre árboles y espesa vegetación, en una zona en la que también podés encontrar abundante fauna.

Jardines de las Tullerias, París. Rodeados de historia y glamur, entre la plaza de la Concordia, el Sena y el Museo del Louvre, los Jardines de las Tullerías son un escenario perfecto para quemar los excesos gastronómicos que trae una visita a la capital francesa. El recinto, al que se accede con mucha facilidad mediante transporte público, ocupa alrededor de 28 hectáreas por las que transcurren numerosos senderos entre árboles, esculturas y pequeños estanques. La presencia de turistas, especialmente en primavera y verano, hace que esté muy concurrido, por lo que se recomienda evitar horas pico. Aunque la dimensión de este parque sea pequeña para los runners más exigentes, la monumentalidad de su entorno lo compensa con creces. De hecho, una de las rutas más comunes entre los habituales, sobre todo vecinos de la zona y trabajadores de oficina y comercios cercanos -estos últimos suelen correr durante la hora del almuerzo-, es la que recorre el perímetro y que se extiende a lo largo de unos dos kilómetros. Podés ampliar el circuito, optando por la vía junto al Sena.

Yoyogi Park, Tokio. Si te gusta correr y tenés previsto viajar a la capital de Japón, contás con distintos parques en los que podrás disfrutar de lo lindo, como los de Koganei o Yoyogi. Nosotros te proponemos este segundo. Situado cerca de Shibuya, te sorprenderá porque en él, puedes encontrar de todo: conciertos de rock, picnics, reuniones familiares y numerosos deportistas. Abierto las 24 horas del día, Yoyogi resulta especialmente agradable en primavera, cuando la flor cubre los cerezos y recorrer los senderos ajardinados junto a pequeños estanques proporciona auténtica paz. Podés correr libremente por todo el recinto excepto en los alrededores del santuario de Meiji, donde esta práctica está prohibida.

Crissy Field, San Francisco. Es muy posible que asocies San Francisco a interminables calles empinadas, pero no te asustes, nuestra propuesta es mucho más suave. Crissy Field, antigua pista de aterrizaje y base del ejército de los Estados Unidos, es en la actualidad un gran parque y el mejor lugar para correr de toda la ciudad, por lo que si optás por acercarte hasta aquí, practicarás tu deporte en compañía de numerosos aficionados al atletismo.

Las vistas sobre la bahía de San Francisco y el Golden Gate son preciosas. Te recomendamos que realices un recorrido circular que empieza en Fort Mason y transcurre paralelo a las aguas del Pacífico. Si justo vas un sábado, podés participar en la Crissy Field parkrun, una carrera popular muy original.

Englischer Garten, Munich. ¿Te imaginás una ciudad europea con un parque más grande que Central Park? Esta ciudad es Munich y el nombre del recinto es Englischer Garten – parque Inglés-, el auténtico pulmón verde que ocupa 417 hectáreas (4,17 km2). Si sos un aficionado al jogging, no podés visitar la ciudad sin acercarte a este magnífico parque situado en la zona nordeste, calzado para la ocasión. Hay 78 kilómetros de caminos entre bosques de arces y robles, combinados con intervalos de hierba y gravilla. Mientras corrés, disfrutarás de un entorno envidiable en el que además de un precioso lago, descubrirás un río en el que es posible practicar surf, numerosas atracciones como la Casa de té japonesa o la Torre china, y el famoso Biergärten al que se acercan los locales, sobre todo cuando el tiempo acompaña.

Centennial Park, Sidney. Viajar al otro extremo del mundo no es motivo para que dejes de practicar tu actividad deportiva preferida. Sydney cuenta con innumerables espacios urbanos donde correr durante tu estancia en la ciudad, aunque el más recomendable es Centennial Park, una área de 220 hectáreas situada a diez minutos del centro, que los vecinos suelen frecuentar para practicar cualquier tipo de deporte. El parque, que en realidad son tres (Centennial Park, o parque del Centenario; el Moore Park, y el Queens Park), ofrece múltiples posibilidades, ya que permite correr tanto sobre asfalto como sobre hierba. Existen recorridos perfectamente señalizados, como el Gran Drive Circuit, que sigue la carretera principal del recinto, un circuito circular de 3,5 kilómetros pavimentado, muy popular. Si esta ruta te parece pocas cosa, podés optar por otros circuitos más extensos como el que se extiende a lo largo de 6,8 kilómetros y que transcurre junto a la valla que delimita el perímetro del parque.

El Retiro, Madrid. Tierra, asfalto, múltiples recorridos y desniveles poco pronunciados que facilitan la práctica a atletas de cualquier nivel, son los principales activos de El Retiro, el parque más emblemático de Madrid. Su situación y la facilidad de acceso -el lugar está muy bien comunicado- le añaden atractivo, por lo que no resulta extraño encontrar corredores a cualquier hora del día. La longitud de la vuelta completa al parque se aproxima a los cuatro kilómetros, lo que te permite realizar distancias más largas sin repetir en exceso los recorridos. Además, el hecho de contar con numerosas zonas de sombra garantiza a los runners poder seguir disfrutando de su deporte incluso en épocas de calor.

Jardines de Villa Borghese, Roma. Si viajás a la Ciudad Eterna, tomá nota del mejor escenario para tu práctica deportiva. Es ni más ni menos que los Jardines de Villa Borghese, uno de los grandes atractivos turísticos de la capital italiana. Calzate las zapatillas y preparate para correr en un entorno distinto a cualquier otro, entre naturaleza, cultura y arte. Su situación, cerca de Via Veneto y la Piazza de España, en una colina al norte de la zona más concurrida de Roma, hace que sea un lugar al que se accede con facilidad. Podés empezar tu aventura en el monte Pincio, junto a la Piazza del Popolo, y dirigirte por senderos de asfalto y de hierba hasta la Piazza Napoleone, desde donde podrás disfrutar de estupendas vistas sobre la capital italiana. Improvisá y diseñá tu propio itinerario. En el camino encontrarás fuentes, esculturas y edificios históricos y, por supuesto, numerosos runners dispuestos a conquistar la ciudad… a zancadas.

Por Madga Bigas | La Vanguardia y Clarin Viajes

Director Digital de TRIAMAX. Webmaster, emprendedor, techie, fotógrafo deportivo en SoyFinisher, ex triatleta y a veces runner. Twitter @juannito / Linkedin

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X

Send this to a friend