Destacados, Entrenamiento, Nutrición

[SALUD] Conocé los trastornos alimenticios más frecuentes en el deporte

Corredores, ciclistas, triatletas y nadadores a ojos del mundo parecen tener hábitos nutricionales acordes a su desempeño, pero estar flaco antes que nada puede ser el disparador de varios problemas con la alimentación.

El imaginario popular dictamina que los atletas son las personas más saludables del mundo y que los trastornos alimentarios les son ajenos, pero de acuerdo a un estudio publicado por elClinical Journal of Sport Medicine” estos afectan más a los deportistas que a la población en general, y son más comunes en aquellas disciplinas donde la delgadez favorece el desempeño.

Corredores, ciclistas, triatletas y nadadores a ojos del mundo parecen tener hábitos nutricionales acordes a su desempeño, pero como sociedad hemos sobrestimado el estereotipo de “estar flaco”, al grado que cada vez es más común la práctica de conductas alimentarias de riesgo como dietas hipocalóricas (bajas en calorías) sin prescripción ni supervisión, uso de píldoras, ayunos o medidas compensatorias como el vómito, uso de laxantes y ejercicio físico en exceso.

Los factores que influyen en la conducta alimentaria de los corredores son muchos; desde los hábitos aprendidos durante la infancia y la adolescencia, pasando por la suplementación y hasta las recomendaciones nutricionales erróneas por parte de amigos y/o entrenadores, que prometen resultados óptimos y a corto plazo con dietas milagrosas.

Más del 60% de las atletas de alto rendimiento experimenta algún tipo de trastorno en la conducta alimentaria y, si bien se trata de una patología eminentemente femenina,  cada vez son más los hombres que se suman a estos padecimientos.

De acuerdo a la Asociación Americana de Psiquiatría, se entiende por TCA a la anorexia nerviosa, la bulimia nerviosa y a la compulsión por comer. Por otro lado, existen trastornos de la alimentación no especificados (TANE) que no cumplen con todos los criterios para ser diagnosticados clínicamente como TCA pero que también implican un riesgo para la salud.

Trastornos alimenticios más comunes entre deportistas:

200% FIT

Una alimentación saludable es un factor determinante en el rendimiento deportivo, pero cuando la comida se convierte en el centro de la vida del runner y las restricciones dietéticas se vuelven cada vez menos flexibles se puede desencadenar un trastorno conocido como ortorexia.

A diferencia de otros trastornos de alimentación, las personas que viven con ortorexia se enorgullecen de sus opciones saludables e incluso tratan de convencer a los demás a seguir su ejemplo y a castigarse cuando prueban una pequeña porción de algún alimento “prohibido”. Esta práctica tiende a  suprimir alimentos básicos en la dieta del corredor como la carne, la grasa y algunos otros alimentos que, en ocasiones, no se sustituyen correctamente por otros que brinden los mismos componentes nutricionales.

GUARDA CON LA “PAPOTA”

Un informe de la Comisión Europea revela que un 6% de las personas que acuden a un gimnasio se dopan.

La vigorexia se caracteriza por la extrema actividad física, y también por la ingesta compulsiva de sustancias proteicas, “quema grasas” u hormonas anabolizantes con el fin de aumentar la masa muscular y mejorar la apariencia física. Aunque los hombres son los principales afectados, es un padecimiento que también afecta a las mujeres. Se ha estimado que podría afectar entre el 1 y el 10% de los usuarios habituales de gimnasios. Esto puede ocasional alteraciones metabólicas importantes que afectan la salud física y mental del deportista.

EXCESO DE PERMITIDOS

Desde la recarga de carbohidratos, hasta seguir a pie de la letra –sin el aval de un nutricionista-  la recomendación de realizar  las cinco comidas por día, sin importar el tamaño de la ingesta. Este tipo de corredor es un comedor compulsivo que consume más energía de la que gasta y luego se refleja en la balanza.

Los sujetos que padecen este problema suelen comer de manera descontrolada, pero sin utilizar medidas compensatorias por lo que siempre ganan peso e incluso –la gran mayoría- tiene sobrepeso.

Este trastorno viene acompañado de sentimientos de culpabilidad y vergüenza lo que puede llevar a más atracones. Suele detonarse por la falta de conocimiento en el manejo del estrés o conflictos emocionales.

Entrenar para un objetivo requiere disciplina, dedicación, tiempo y esfuerzo. Entrar en el terreno de la obsesión, el perfeccionismo y el exagerado culto al cuerpo puede llegar a convertir esos divertidos y saludables estímulos en una abominable esclavitud que no sólo conduce a una insatisfacción permanente, sino que se puede llegar a ser el origen de graves patologías.

Los problemas más comunes que pueden encontrarse en corredores que padecen algún trastorno de alimentación son: cansancio crónico, mareo, escalofrió persistente, malestar estomacal, diarrea o estreñimiento continuo, fracturas por estrés, amenorrea (falta de menstruación), problemas en la piel, insomnio, mal humor, depresión y aislamiento social.

Es de suma importancia reconocer las alarmas para pedir ayuda y considerar que el tratamiento ante “cualquiera” de estos trastornos debe ser multidisciplinario: médico, nutricionista y psicólogo. A su vez, el apoyo del entrenador, amigos y familiares también debe considerarse importantes dentro del proceso.

Productor, guionista, periodista. Preparador Físico especializado en entrenamiento a distancia. @jpcalvi

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X

Send this to a friend