Destacados, Entrenamiento, Sin categoría

[PRINCIPIANTES] Qué no hacer para disfrutar de correr

Mucho se habla de las virtudes de ponerse las zapatillas y salir a correr pero, como en la vida, no todo es sonrisas, amor y fantasías. Estos tips pueden ayudarte a disfrutar del running y no desertar en el intento.

Ser runner se puso de moda. A diferencia de un par de décadas atrás cualquiera corre debido a que esta actividad física –sin tomar al deporte madre que es el atletismo- es accesible a todo el mundo y los resultados, con un poco de paciencia, se empiezan a ver en el corto plazo.
Mucho se habla de las virtudes de ponerse las zapatillas y salir a desandar unos kilómetros pero, como en la vida, no todo es sonrisas, amor y fantasías. Lo que no te suelen decir, por suerte, suele estar al alcance de todos. Solo falta prender el radar, parar la oreja y prestar atención para que el running se convierta en un estilo de vida y no en una moda pasajera.

No establecer metas inalcanzables: Hay que ser consciente de los límites. Si tu amigo experimentado correr 20 kilómetros al día, vos no tenés por qué hacerlo. Lo ideal es empezar de a poco, lograr objetivos a corto plazo y luego incrementar la intensidad.

No llevar el equipo adecuado: Todo deporte requiere una inversión, y no solo en tiempo y sufrimiento. Desde las zapatillas, medias, gorra y acabando en los shorts o musculosa, la indumentaria que uses –sin optar por las opciones más caras- debe adecuarse a tus necesidades y ser de buena calidad.

Someterte a la presión de otros: Hace un tiempo se hablaba de “La soledad del corredor de fondo”, pero el runner es un bicho social. Si te bajaste una APP y te obsesionan los rankings y las coronitas pensá que esos corredores deben llevar un buen tiempo en esto. No te compares con ellos y deja que el entrenamiento, a lo largo del tiempo, hable por sí solo. Para eso existen las carreras.

No cuidar la alimentación: Correr te hizo un shock en el cuerpo y comenzaste a bajar de peso. Eso no te habilita a comer cualquier basura. Una alimentación saludable, además de facilitar el descenso de peso, es muy importante para la regeneración celular después de cada sesión. Sin caer en recetas mágicas es importante visitar al médico, realizar estudios, y que un especialista te indique cómo consumir todos los nutrientes necesarios –antes de comenzar a consumir suplementos deportivos- .

Querer ir demasiado rápido: Si no estás acostumbrado a moverte, no salgas el primer día a darlo todo. Tienes que ser consciente de tus límites y no forzarte demasiado. No valdrá la pena ya que terminarás inundado de ácido láctico y se te irán las ganas de continuar.

Correr después de comer: No todos los cuerpos funcionan igual, pero todos necesitan una buena digestión para encarar un trote. Una de las cosas más perjudiciales es salir a correr justo después de comer o mantener una alimentación muy pesada.

No descansar lo suficiente: No esperes milagros. Para poder rendir mejor en tus sesiones de entrenamiento debes dormir un mínimo de horas al día. Junto con la corrida y la nutrición, el descanso es una pata fundamental de la actividad que realizas.

No calentar y estirar: Hay que preparar los músculos para cada jornada de entrenamiento. Para evitar molestias y lesiones lo ideal es realizar movilidad articular antes o después de entrar en calor y realizar un “descalentamiento” al terminar con el objetivo de preparar el cuerpo para la elongación final.

Abrigarse por demás: Quien se acostumbró a ver a los boxeadores entrenar totalmente emponchados debe saber que ellos deben dar un peso y entrenan para otro deporte. No por ponerte capas cual cebolla vas a perder más peso. Vas a transpirar un montón –eso te lo aseguro- pero también sos proclive a deshidratarte.

Querer correr todos los días: El entusiasmo desmedido es uno de los peores errores del atleta. Por más que tengas ganas y sientas la pulsión de correr a diario, el cuerpo necesita periodos de descanso para asimilar las cargas y rendir más en todos los entrenamientos. Además, el sobreentrenamiento puede ser un golpe letal, que te de una lesión y la despedida del running a causa de la frustración y el hastío.

Productor, guionista, periodista. Preparador Físico especializado en entrenamiento a distancia. @jpcalvi

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X

Send this to a friend