Deportología, Destacados, Entrenamiento, Sin categoría

[ENTRENAMIENTO] ¿De qué manera trabajar la fuerza en los deportes de largo aliento?

A medida que estimules la fuerza te volverás más resistente y de esa manera potenciar el rendimiento.

Los fondistas -ya sea maratonistas, triatletas, nadadores de aguas abiertas o ciclistas- se empeñan en sumar kilómetros y horas de entrenamiento con el fin de ganar resistencia, pero no siempre tienen en cuenta la importancia de la fuerza a la hora de preparar su cuerpo para los objetivos que tienen por delante.

Hay una falsa creencia que reza que la fuerza está asociada a la hipertrofia y, cada gramo de músculo extra, se convierte en lastre. Lamentablemente esa teoría asociada a los gimnasios y el fisicoculturismo atravesó fuerte a toda la comunidad deportiva. Por suerte, esa tendencia se ha ido modificando en los últimos años y los trabajos de fuerza comenzaron a ser incorporados en las rutinas de entrenamiento de los atletas de largo aliento con muy buenos resultados.

Es necesario tener en cuenta las diferentes áreas del cuerpo y grupos musculares que presentan mayor preponderancia para la ejecución de una técnica, junto con las demandas energéticas y fisiológicas que presenta el deporte que se desee entrenar”, advierte el coach Iván Tellnow, especialista en alto rendimiento.

Por otro lado, es de suma importancia conocer las maneras en las que puede estimularse la fuerza, para poder potenciar el rendimiento de un atleta y sostenerlo en el tiempo, pudiendo esta ser entrenada en el gimnasio o de manera específica, a través del gesto técnico”, sostiene el preparador físico.

 

Tellnow, quien está finalizando su tesis sobre “Entrenamiento de fuerza en triatlón”, nos comparte estas consideraciones para trabajar la fuerza en deportes endurance:

Estabilidad lumbo pélvica: Lo que hoy conocemos como CORE, es  indispensable, debido a que esta zona es la  principal responsable del sostén del cuerpo, ya que posee múltiples conexiones anatómicas y sujeciones musculares, lo cual genera una fusión del tren superior junto al inferior permitiendo una óptima trasferencia de movimientos y fuerzas entre segmentos corporales y cadenas de movimiento.

Ejercicios preventivos: Son aquellos ejercicios cuyo fin es lograr el fortalecimiento de articulaciones, ligamentos, tendones y músculos con el fin evitar lesiones, en los que se incluye el desarrollo de la estabilidad lumbo pélvica, el estímulo de músculos accesorios y la propiocepción, que estimula las sensaciones del movimiento (cinestesia) y de las posiciones de las articulación.

Fuerza máxima y potencia: Se debe buscar que el atleta pueda aplicar más fuerza a mayor velocidad en un gesto deportivo, otorgando como consecuencia una mejora y rapidez en la ejecución técnica,  logrando economía de esfuerzo. Seleccionando los ejercicios que se consideren más relevantes para la mejora del rendimiento especifico.

Fuerza Específica: La eficacia de estos trabajos depende de los niveles de fuerza  máxima, potencia y con una correcta ejecución técnica, para mejorar u optimizar la fuerza aplicada en el gesto de competición, mediante ejercicios gestuales específicos.

 

Para más info — Prof. Iván Tellnow: ellnowivan@gmail.com

Productor, guionista, periodista. Preparador Físico especializado en entrenamiento a distancia. @jpcalvi

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X

Send this to a friend