Duatlón, Noticias, Reportajes

[DUATLON] El Hombre de Piedra desde adentro

Jeremy Kraayenbrink volvió este fin de semana a Tandil para competir en el Hombre de Piedra. La carrera que contó con 550 atletas, fue el segundo duatlón que corrió en su vida y esta temporada regresó a celebrar las dos décadas del clásico de la ciudad serrana.

“Ese día sufrí como nunca, pero me cautivó el ambiente que se respiraba, la excelente y amable organización, la gente con los baúles abiertos disfrutando de unos mates, de un picnic, los scouts preparando el almuerzo para cientos y cientos de corredores buscando cargarse de hidratos para enfrentar las cuestas ´come piernas´ de Tandil. Fue mi segunda experiencia en la especialidad, en MTB, y decidí que la próxima vez estaría compitiendo junto con el resto de los competidores en bicicleta de ruta.

Así fue que este año, ya con experiencia arriba de una bici de tria, volví al Hombre de Piedra. Si bien estoy preparando la temporada de triatlón, y con la vista puesta en el 70.3 de Bariloche en Marzo del 2018, esta carrera fue la primera que me enamoró y le dediqué el respeto que se merece y me concentré en la distancia Sprint (3K-20K ciclismo-3K).

Por  compromisos laborales y responsabilidades personales, sigo un plan de entrenamiento de manera individual, convergiendo en algunas salidas de ciclismo con el resto del equipo KOA Triathlon Team, los sábados por la mañana camino a Villanueva. Tengo más experiencia en el pedestrismo (41’ en 10K, 90:13 en 21K y 3:16:50 en maratón), pero en carreras de este nivel debo concentrarme de igual manera en mejorar todos los aspectos que forman parte de un duatlón: pedestrismo/T1/ciclismo/T2/pedestrismo.

Llegué al Sprint de Tandil con la idea de meter podio en mi categoría (30-39).
Tuve un comienzo complicado, perdiendo mi zapatilla izquierda en el primer segundo de carrera al recibir un pisotón en el talón ni bien el conteo llegó a cero. Mi primer zancada la hice descalzo y tuve que frenar, retroceder 2 metros marcha atrás con los brazos abiertos para hacerme lugar (con 200 personas sprinteando en sentido contrario), ponerme la zapatilla y salir como un caballo en busca del grupo de cabecera. Los alcancé, pero había gastado más energía de la que debía. Seguí mi carrera y no dejé que me afectara mentalmente. Me enfoqué en el próximo objetivo: una buena transición y un ciclismo parejo. Mantuve mi posición e incluso gané dos posiciones en esta disciplina, contraste significativo con el año pasado en MTB, que no había bicicleta que no nos pasara como alambre caído.

En el tramo final de pedestrismo, con solo 3K para concluir la prueba, mi puesto estaba prácticamente definido. No fue hasta el K2 que un competidor que no tenía contemplado me dice desde atrás en tono desafiante pero motivador: ‘no aflojés que estoy yo acá’, en un momento en el que pensé que no podía más y estaba empezando a bajar la marcha. Esto me alentó a seguir, y agradeciéndole por el gesto, lo invité a que terminemos juntos la desalentadora cuesta final. Me sonrió y me dijo: ‘te la ganaste, andá’. Terminé 17mo de la general, a 42 segundos del podio de mi categoría.

¿Fracaso? No, enseñanza! La próxima vez voy a estar más atento a estas eventualidades.
De todas maneras terminé más que satisfecho con mi performance. Para muchos no será un gran logro, pero yo me sentí campeón del mundo. Es lo que me motiva a seguir en este mundo del triatlón, competir contra uno mismo y rescatar enseñanzas aplicables a la vida.

Así como Tandil dejó una huella en mi corta carrera en este deporte, sin dudas también lo ha hecho en la vida de muchos otros deportistas, y eso se percibe por el ambiente que se genera tanto en la previa, en el respeto hacia los otros competidores, la presencia de grandes atletas en la línea de largada y el clima festivo que se vive al final.

Hombre de Piedra es una carrera eterna que recién se encuentra en su adolescencia. Por muchos más Hombre de Piedra”.

Productor, guionista, periodista. Preparador Físico especializado en entrenamiento a distancia. @jpcalvi
X

Send this to a friend