Deportología, Destacados

[SALUD] Conocé los efectos que sufre tu organismo al dejar de entrenar

Hay muchas razones, sobre todo en esta época del año, para colgar el entrenamiento. Unos días no es grave, pero si el parate se prolonga puede hacer mella en tu rendimiento.

Diciembre, en muchos aspectos, es un mes difícil y el entrenamiento no se escapa a la regla. Ya sea porque llegamos cansados al fin de año, terminamos la temporada competitiva y planificamos vacaciones, nos prendemos a todas las despedidas y eventos, o caímos enfermos (o lesionados) nos vemos obligados a parar y dejar el deporte de lado.

Ahora bien, ¿Cuánto de nuestro estado atlético perdemos durante ese tiempo? Si la inactividad no supera los diez días no hay grandes problemas. El asunto se vuelve importante cuando superamos ese período de tiempo ya que la merma de performance empieza a calar hondo en nuestro organismo.

  • El entrenamiento en los deportes de resistencia agranda el corazón con el consecuente descenso de las pulsaciones en reposo y en esfuerzos sub máximos. Ello es debido al aumento de las dimensiones internas del ventrículo izquierdo del corazón. Cuando se pierde la base ganada a lo largo de la temporada, una de las consecuencias es el aumento de pulsaciones a todos los niveles.

Las pulsaciones en reposo aumentan entre un cero y un 7% en 14 días, mientras que las sub máximas aumentan de un 5% a un 10%, y las pulsaciones máximas aumentan de un 5% a un 10% en el mismo período de tiempo. A partir de las tres semanas, el ventrículo izquierdo sufre una reducción de un 4% a un 21%, mientras que las pulsaciones de recuperación pierden de un 7% a un 16% y la presión sanguínea media, aumenta de un 8% a un 12%.

  • En cuanto al consumo máximo de oxígeno (VO2 MÁX), a partir de los diez días hasta las seis semanas, se reduce en forma lineal y luego se estabiliza hasta algo por encima del valor genético.
  • La masa muscular puede verse reducida en 21 días de un 1% al 5%. Los vasos capilares pierden un 6% aproximadamente de densidad en 15 días. Las enzimas oxidativas se reducen en 10 días de un 23% a un 45%. La enzima encargada de sintetizar la glucosa en glucógeno, desciende un 42%.
  • El lactato en sangre es el que nos marca los umbrales de entrenamiento y se ve afectado también por la falta de entrenamiento. Cada semana que pasa sin hacer actividad, el lactato en sangre aumenta a igual intensidad. Para un esfuerzo del 90% y con 4,2 mmoles de lactato en sangre, se puede pasar a un 200% más en 4 semanas de inactividad.
  • En tres semanas, los depósitos de glucógeno, se encuentran al nivel de alguien que no entrena y solo puede almacenar lo que su genética permite.
  • Ni hay que hablar del tan visible aumento de peso debido a la disminución del metabolismo basal. A partir de los 14 días la actividad de la enzima lipasa aumenta en un 86%, el colesterol “malo” (LDL) aumenta hasta un 10%. Disminuye el metabolismo basal, al no haber consumo de oxígeno post-ejercicio.

¿Cuántos días llevás sin activar “la máquina? No te duermas en los laureles y comenzó a moverte cuanto antes.

Productor, guionista, periodista. Preparador Físico especializado en entrenamiento a distancia. @jpcalvi

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X

Send this to a friend