Deportología

[SALUD] Consejos para disfrutar tu salida en bicicleta sin molestias

Ampollas, rozaduras, presión en la muñeca muy fuerte, repercusión en brazos y cuello para soportar el pavimento, dolor de espalda de la tensión y el temblor generado por las diferentes superficies. No hay ciclista que se salve de las ampollas en las manos, pero hay formas de evitarlas y tratarlas en cuanto aparecen.

Si toca pedalear muchas horas por terrenos irregulares, con piedras, adoquines, vías de tren u otro obstáculo, no es mala idea realizar –de ser posible-modificaciones técnicas en la bicicleta.

• Agregar o regular la suspensión.
• Utilizar un sillín más mullido para proteger la zona perineal e idquiatica del impacto.
• En la bici de ruta, poner ruedas más anchas (28 mm en vez de los habituales de 25 mm) con menos presión de aire para intentar que absorban mejor las irregularidades del terreno.
• Colocar doble cinta en el manillar, para que manos tengan algo más de mullido en su agarre.
• Llevar vendajes en las manos.
• Poner vaselina en las superficies de contacto con el asiento.
• De ser necesario, modificar la posición de manejo para ir más erguido, sin tanta presión en las manos y protegiendo también la zona lumbar.
• Aplicar vaselina para evitar que la fricción no haga mella en las manos y que salgan ampollas antes.
• Proteger las manos con guantes adecuados.
• Dejar que el manubrio vaya más suelto sin tanto agarre.
• Reforzar la hidratación de la piel con aceite en seco y una crema de textura gel para refrescar las zonas lastimadas.
• Utilizar las cintas de kinesiotape para evitar que la presión, como las que usan en los WOD la gente que practica crossfit.

Muchas veces, por más cuidados, ajustes y prevención, después de tanto recorrido es imposible no terminar con llagas. Tras las carreras los consejos se multiplican.

¿Cómo cuidar las manos con ampollas?

Las ampollas suelen durar una media de 7 días desde su aparición. Hay ocasiones en que se puede aplicar un vendaje rápido para poder seguir en la carrera.
Para comenzar a tratarlas hay que lavar bien con agua y jabón, cortar el excedente de piel para evitar infecciones, aplicar alguna pomada de efecto antibiótico, y cubrir la zona con un vendaje o un apósito esterilizado. Esta tarea deberás hacerla cada día para vigilar bien la evolución.

Si sos un entusiasta deberás esperar a que cicatricen para volver a montar, pero si lo tuyo va enserio y no podés saltarte ninguna sesión, lo adecuado es protege de manera extra la zona para evitar nuevas heridas o empeorar la que ya tenés.

El mejor remedio para evitar o disminuir el riesgo de apollas, usar guantes. 

Productor, guionista, periodista. Preparador Físico especializado en entrenamiento a distancia. @jpcalvi
X

Send this to a friend