Deportología, Destacados, Entrenamiento

[SALUD] Para qué sirve realizar una prueba de esfuerzo

La mayoría de los deportistas que entrenan de forma organizada lo realizan con el fin de conseguir, además de mejorar su calidad de vida, un objetivo concreto. Más allá de la obligatoriedad de contar con un acto físico para competir, es importante para estos atletas realizar una prueba de esfuerzo para medir su mejora y proyectar su performance.

La ergometría es una prueba médico-deportiva que somete al atleta a un ejercicio físico progresivo –encima de una cinta o bicicleta- hasta alcanzar el agotamiento con el fin de dar una valoración cardíaca en base a la carga máxima soportada.

Por su parte, la ergoespirometría es un examen más completo ya que es posible detectar problemas de tipo cardiológico y/o respiratorio que puedan aparecer al someter al organismo a un estrés físico intenso.

Si bien para cualquier deportista con la ergometría alcanza, los atletas que buscan conocer más detalles optan por el segundo estudio. Entonces ¿Qué se valora en una ergoespirometría?

-Parámetros cardiovasculares: frecuencia cardiaca (FC), electrocardiograma, tensión arterial, cavidades y válvulas cardiacas (ecocardiograma).

-Parámetros respiratorios: saturación de oxígeno, capacidades y volúmenes pulmonares, frecuencia ventilatoria, intercambio y presiones parciales de gases [dióxido de carbono (CO2) y oxígeno (O2)], cociente respiratorio (diferencia entre la cantidad de O2 consumido y CO2 espirado). Permiten detectar posibles alteraciones como la hiperreactividad bronquial (asma), la hiperinsuflación dinámica (aumento del volumen residual después de una espiración, produciendo una disminución de la capacidad inspiratoria) y la eficiencia ventilatoria.

–Consumo máximo de oxígeno (VO2 máx): que se define como la cantidad máxima de O2 que el organismo puede absorber, transportar y utilizar por unidad de tiempo. A mayor VO2 máx, mayor capacidad aeróbica.

–Umbrales ventilatorios: que nos precisan las intensidades de trabajo en que cambia la predominancia de la vía metabólica (aeróbica/anaeróbica) usada para la obtención de la energía y que podemos correlacionar con la frecuencia cardíaca. Estos parámetros son imprescindibles para controlar las cargas de entrenamiento con la finalidad de optimizar el rendimiento físico del deportista.

–Lactato: sustancias detectadas de forma mínimamente invasiva (punción en dedo o lóbulo de la oreja). Producto de desecho del metabolismo de la glucosa para la obtención de energía. Aumenta exageradamente en actividad física de gran intensidad (capacidad anaeróbica), sobrepasando la capacidad del organismo para eliminarlo, lo que induce fatiga y fallo muscular. Ayudan a determinar los umbrales aeróbico y anaeróbico de forma más precisa que los umbrales respiratorios.

–Parámetros metabólicos y eficiencia energética: METs (unidad del índice metabólico) y watios alcanzados en función de VO2 máx y la FC.

Al someternos al menos una vez al año a este tipo de exámen es posible conocer la evolución con determinado tipo de entrenamiento. Lo importante es la especificidad (si soy ciclista lo mejor es hacerlo en bicicleta, mientras que si soy runner testearlo en cinta).

 

Productor, guionista, periodista. Preparador Físico especializado en entrenamiento a distancia. @jpcalvi
X

Send this to a friend