Destacados

[ENTRENAMIENTO] El uso de manoplas para mejorar la natación

No importa en qué ciclo de entrenamiento te encuentres. El uso de manoplas siempre se puede aprovechar en tu planificación. 

Las manoplas se usan para mejorar la fuerza, la técnica y la velocidad. Al usarlas tenemos más superficie de agarre de agua, por lo que hay que ejercer más fuerza para desplazarnos.

Existen hoy en el mercado numerosos modelos anatómicos, que se pueden ajustar al tamaño de la mano. Una premisa fundamental es no usar unas demasiado grandes, porque un mal uso, puede provocar lesiones. 

Las manoplas las podemos usar para hacer series intervaladas o para el nado continúo, aunque es más recomendable usarlas en series, pues aprovecharemos más sus beneficios. Hay que tener mucho cuidado con uso y no abusar de ellas, porque nos pueden acarrear lesiones tanto musculares como tendinosas. No es recomendable realizar series de más de 200m para los menos experimentados.

Para no perder las sensaciones con el agua, después de usar las manoplas, es recomendable hacer un poco de velocidad 4x25m, 4×50 para notar el cambio de nadar con y sin manoplas. También es habitual hacer 1-2 series con y otras 2 sin, que tu entrenador te indique la mejor forma de implementarlas en tu rutina.

Algunos consejos para el uso de manoplas

  • Entrenarse con manoplas en un carril de la piscina estando solos, o exagerando el recobro con el brazo pegado al cuerpo. Con un mal movimiento podemos golpear a otro nadador.
  • No utilizar durante el calentamiento de una sesión.
  • Su uso no deberá exceder el 25% del volumen total del entrenamiento diario.

 

Periodista deportivo especializado en natación, ciclismo, atletismo y triatlón. Fotógrafo y Productor de TV. @mlagattina
X

Send this to a friend